Veracruz, el papelazo

Si no fuera tan serio lo que sucede en Veracruz bien podría tomarse juguetonamente. No hay día en que no ocurra algo o se informe de las innumerables tropelías del gobernador con licencia y su entorno. Es como una película en la cual todo se ve a distancia y lejano y solo pasa en la ficción.

Uno supondría que en un país como el nuestro estas situaciones ya no se permiten y que si se presentaran tendríamos mecanismos que los frenan y atacan de inmediato. Uno supondría que en un estado como Veracruz, histórico y tan a la vista, todo esto no debiera presentarse.

Desde hace por lo menos tres años la Auditoría Superior de la Federación (ASF) viene informando de una serie de graves irregularidades en el gobierno de Javier Duarte. La ASF insistió en lo que ocurría en la entidad y que no dejaba de pasar.

Nadie hizo nada. Ni el gobierno estatal ni el federal se dieron por aludidos. Es más: se hablaba de Duarte como parte del “futuro del PRI” y como ejemplo en el manejo de las “complejas” finanzas del estado. El gobernador con licencia se jactaba de ello y cada vez que podía se fotografiaba con su “amigo” el Presidente.

Todo se ve cercano al absurdo, al cinismo y a la complicidad, porque quienes tenían que saber lo que pasaba, a querer o no es su chamba, lo dejaron pasar. No hay manera de creer o imaginar que nadie supiera lo que sucedía desde hacía años, se escuchaba entre taxistas, en los portales y, por supuesto, en La Parroquia.

Si todo lo que pasó a lo largo de años raya en el cinismo, la complicidad y la corrupción, lo que hemos visto en los últimos meses está cerca de la burla.

Javier Duarte fue a un noticiario, que son los nuevos ministerios públicos, a confesarse (igual le hizo Guillermo Padrés). Dijo que solicitaba licencia para defenderse de las “calumnias” y que además iba a demandar al gobernador electo, Miguel Ángel Yunes, al que se aplica aquello de que no es lo mismo, pero es igual.

Para lo que sirvió este momento fue para que Duarte huyera. Cuando volteamos la cara Duarte se había escapado y no solo eso: en el colmo de las cosas se ofrece, a quien informe sobre su paradero, 15 millones de pesos.

Dicho de otra manera, después de que se fugó o se les peló, para el caso es lo mismo, ahora se ofrece dinero por su cabeza. Resulta inexplicable, o quizá es explicable, que teniéndolo en la mira todo el tiempo, y sobre todo siendo que ya se había iniciado una investigación, ahora se ofrezca dinero para ver si alguien nos echa la mano.

Si ya de por sí todo tiene altos índices de burla, ridículo y vergüenza, esta semana apareció un supuesto familiar de Duarte, quien entregó una carta al Congreso del estado para que le devolvieran su silla, la quiere de vuelta.

Nadie pudo explicar el asunto, pero todos dieron como un hecho que la carta era válida; incluso la PGR envió 200 agentes para que vigilaran si llegaba y detenerlo. Fueron dos días del teatro del absurdo y también en algún sentido de pena ajena.

Duarte va a ser detenido tarde que temprano, pero toda la burla, el cinismo, el ridículo, el absurdo, la vergüenza, la pena, los 15 mdp, los 200 agentes de la PGR y las promesas típicas de “ya estamos cerca de detenerlo” se pudieron haber evitado.

Ojalá algún día sepamos el porqué no fue así. La manera en que hay que definir lo que hoy ocurre es simple: están haciendo un muy delicado y deleznable papelazo.

RESQUICIOS
Así nos lo dijeron ayer:

* El racismo no es nuevo en EE. UU., lo que pasa es que ha surgido una política dinámica que lo ha limitado, lo he vivido por más de 50 años. Los demócratas cayeron en lo que llamamos “la monarquía de Hillary”, haciendo a un lado a quien hablaba y estaba con el pueblo, Bernie Sanders. El rompimiento interno decepcionó y alejó a los jóvenes. La gente está alborotada en las calles porque tiene coraje y así suelta el miedo. Es una reacción que no creo que vaya a acabar pronto. Al Rojas. Dirigente AFL-CIO.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.