Veracruz, el anunciado deterioro

Al no tener Veracruz autoridades confiables y creíbles todo lo que pasa en el estado termina bajo la descomposición y la confrontación. Al no existir un estado de derecho que ofrezca seguridad y justicia, la vida se mueve bajo la ley de la selva y bajo la descomposición social ante la ausencia de espacios que desarrollen la gobernabilidad.

Los problemas en Veracruz son estructurales. La responsabilidad recae en diversos niveles de la vida en el estado, pero está en el gobierno estatal y en los municipales la concentración del mayor deterioro.
La corrupción, la complicidad, la opacidad, el dejar pasar las cosas y los muchos arreglos públicos y privados, han llevado a la sociedad a poner en entredicho todo lo que le dicen y hasta lo que no le dicen. Veracruz vive bajo la incredulidad y en espera de que pueda pasar cualquier cosa.

No se ve cómo en el corto o mediano plazo vayan a cambiar. Más bien en la medida en que pasan los días los veracruzanos amanecen con nuevos escenarios, los cuales les rompen aún más sus precarios equilibrios.
En el gobierno federal algo le deben al gobernador, es muy amigo del presidente, o parten del falso supuesto de que algún día cambiaran las cosas. No se explica de otra forma el hecho de que ante el deterioro el gobierno federal se muestre impávido.

De los últimos sucesos que tienen que ver con Veracruz, y con el propio gobierno federal, se encuentra la sentencia a 20 años de prisión por lavado de dinero en EE.UU. a un conocido personaje local, el cual se movía por todo el Estado y que presumía su relación con gobernadores, Francisco “Pancho” Colorado.
Independientemente de las particularidades que pudiera tener este caso, el asunto se suma al deterioro. En la mesa está la violencia cotidiana que no es propia de un sector de la población, el caso Daphne lo confirma.

Está la corrupción; la agresión contra periodistas y jóvenes; la complicidad de las policías municipales, como son los casos Tierra Blanca y Papantla; está el gran problema económico, que coloca al estado en una barranca sin fondo y que tiene a la Universidad Veracruzana como uno de sus damnificados.
No se puede responsabilizar solo a un gobierno, aunque en los últimos años todo se haya agudizado de una manera tremenda. Estamos en medio de un escenario que tiene que ver con estos tres años, pero también con una historia en donde las responsabilidades se comparten.

A Veracruz le urgen salidas que ni se vislumbran con las elecciones del cinco de junio, gane quien gane. Meterán a algunos a la cárcel y querrán quedar bien con sus promesas de campaña. No es que no se deba hacer, lo que sucede es que eso no soluciona el problema de fondo.

Se requiere de un diagnóstico preciso, conciencia, saber que se necesita tiempo y quienes están o aspiran al poder no parecieran tener claro esto; quieren sentarse en la silla que luego los quema.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

Dos opiniones sobre el GIEI.
* El grupo de expertos ha jugado un papel muy importante en el caso de los 43 estudiantes desaparecidos. No nos parece que se termine su trabajo a finales de abril, como anunció gobernación. Se le ha atacado directa e indirectamente retomando argumentos que el gobierno ha expresado. Los ataques a Emilio Álvarez Icaza buscan desacreditar a la CIDH y al GIEI, la PGR no debió admitir la denuncia. No hay verdad única de lo que pasó en Iguala. Hay que contemplar lo que significa para los padres de familia el papel del grupo de expertos.
Mario Patrón. Dir. Centro Miguel Agustín Pro.

* El grupo de expertos es un proyecto fallido, es un esquema fracasado. La mezcla CIDH y el GIEI no permite objetividad, al final son lo mismo y van a llegar a las mismas conclusiones, se ha visto en varias ocasiones. El grupo fue creado bajo un claro conflicto de interés por la presencia de Emilio Álvarez Icaza quien ahora quiere ser presidente; el hecho contaminó la investigación.
Samuel González, experto en Temas de Seguridad.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.