Una semana y contando

Día que pasa sin justicia ante el asesinato de periodistas, día en que se confirma que los criminales pueden caminar tranquilamente y hacer lo que les plazca porque saben que no va a ocurrir nada. La impunidad y las complicidades son sus mecanismos de acción y protección.

A una semana y un día del brutal crimen contra el periodista Javier Valdez no sabemos absolutamente nada sobre lo que ocurrió al mediodía del Día del Maestro en Culiacán. Apenas ayer se hizo una primera reconstrucción de los hechos, por el tiempo transcurrido quizá poco sirva como uno de los ejes de la investigación.

La espiral de violencia en contra de los comunicadores no tiene freno. La desaparición el fin de semana del periodista de Michoacán Salvador Adame se suma a lo que ya es una riesgosa tendencia de agresión y violencia sin fin.

Ayer The Washington Post en su editorial, al hablar sobre el asesinato de Javier Valdez, hizo una referencia a la situación general: “La vida y muerte de Valdez debía servir de inspiración e impulso al gobierno mexicano para emprender las reformas que se requieren para poner fin a la impunidad que permite que florezca la ilegalidad en el país”.

A los periodistas no solo los asesinan por la impunidad que rodea estas acciones. Son muchas las variables que acompañan a la seguridad o la inseguridad en el ejercicio periodístico. Algo a considerar es que con razón un profesional de los medios difícilmente aceptará una vigilancia las 24 horas del día. Le quita su capacidad de maniobra y libertad para desarrollar su oficio.

La libertad de acción y movilización es una condición fundamental para el ejercicio de su profesión. Sin embargo, esto no le quita al gobierno su responsabilidad como garante de la seguridad.

Los reporteros no tienen que ser acompañados a todos los lugares que vayan, pero sí se exige que se creen condiciones para ejercer su labor, como se exige para cualquier profesional.

Es irresponsable, para decir lo menos, que en el caso del asesinato de Javier Valdez no se tenga ningún reporte visual de lo que pasó. La razón, se dice, fue debido a que en esa calle, vaya usted a saber en cuántas más es lo mismo, no servían las cámaras de seguridad.

Culiacán ha vivido durante años con la violencia. Es una ciudad que si algo debería tener es un efectivo control sobre los sistemas de seguridad, empezando por las videocámaras públicas.

Todo el entorno en que vive la sociedad mexicana se ha venido agudizando en el ejercicio del periodismo. No es que los periodistas estén bajo una especie de escenario de excepción, más bien están viviendo lo que la sociedad vive y padece.

La diferencia está en que por el tipo de trabajo que es el periodismo muchas cosas se agudizan. Es público, es incómodo, toca intereses, llega a ser indiscreto, señala al poder en todas sus dimensiones.

En el caso de la mayoría de los periodistas asesinados o desaparecidos hay muy poca información o de plano no hay nada que pudiera llevarnos a saber quiénes fueron y por qué.

Al momento, en el caso de Javier Valdez estamos en la nada. Los investigadores aseguran que si no se sabe algo pronto los casos se pueden perder y diluir.

Una semana, un día y contando.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

* La discusión sobre el caso del azúcar entre México y Estados Unidos supongo que no será un problema serio. La discusión por venir sobre el TLC es una buena noticia. Los temas muy probablemente serán: laboral, derechos de propiedad, energía, medio ambiente, reglas de origen, compras públicas, transparencia, seguridad y narcotráfico. Son puntos que a todos nos viene bien atender.

Luis Foncerrada, director del CEESP.

**La reunión entre los presidentes del PAN y el PRD estuvo fuera de lugar. Están desgastando el proceso. Pólvora en diablitos y fuegos artificiales.

Marco Rascón.

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.