Tierra Blanca, “los sospechosos”

Si nos atenemos a la versión que dio a conocer el Subsecretario de Gobernación Roberto Campa, sobre el secuestro de los cinco jóvenes de Playa Vicente que pasaban por Tierra Blanca el 11 de enero de este año, estamos ante un patético capítulo más de un acto de violencia e impunidad de la delincuencia organizada, la cual se confirma que tiene el control pleno en diversas comunidades del país y particularmente sobre las policías.

La desaparición de los cinco jóvenes se une a 86 desaparecidos más en Veracruz. La impunidad es una forma de vida en el estado. Desde la óptica del poder político todo tiende a minimizarse y se hace ver como algo que le viene de fuera al estado y no como producto del desarrollo económico, político y social; a lo que se suma la brutal corrupción y la falta de controles en las instituciones de seguridad.
Después de más de 50 días la esperanza de que los cinco jóvenes estén vivos se ha ido diluyendo; nadie se atreve a decirlo en voz alta pero entre algunos en Playa Vicente se dice en voz baja. Sin embargo, es un hecho que los padres y madres tienen la esperanza y el derecho a tenerla y en la sociedad estamos obligados a acompañarlos.
Desde el inicio todo apuntó a la complicidad entre la policía y la delincuencia organizada. Hemos conversado desde los primeros días en que se denunció la desaparición de los cinco jóvenes con la madre de uno de ellos, la de Bernardo Benítez Arroniz.
Doña Columba ha pasado por todos los estados de ánimo imaginables pero no ha perdido la esperanza. Cuando el lunes en la noche las autoridades le informaron sobre los detalles que dio un policía sobre lo que según él pasó asegurando que los jóvenes fueron “torturados, asesinados, incinerados y arrojados a un río”, no cambió su actitud y no bajó la guardia.
Se sigue aferrando a la idea de que Bernardo puede estar vivo; “no lo tomamos como algo definitivo, para mí no lo es”, nos dice convencida y con firmeza. Las preocupaciones no paran ni para Doña Columba ni para los familiares de los cinco jóvenes desaparecidos. El temor que tienen ahora es que cuando se conozca que fue lo que sucedió a detalle, los delincuentes quieran vengarse y tomar represalias.
Parte de la versión del policía no es compartida por Doña Columba. No podían ir a exceso de velocidad, como dice el policía Edgar Ramón Reyes Hermida, “eso no era posible, el coche iba lleno y en esa zona no se puede ir rápido porque está lleno de topes”, nos dice de manera contundente.
Los dichos del policía seguramente terminaran por ser cuestionados. Las familias aseguran que hasta ahora han sido bien tratadas y bien informadas por las autoridades, las cuales han tenido cuidado en atenderlas; más vale que hayan aprendido algo de Iguala.
Sin embargo, en medio de la incredulidad la autoridad tiene la obligación de desarrollar una estrategia en que las dudas desaparezcan y para ello tiene que hablar con verdad y demostrar con hechos fehacientes su versión. Los niveles de incredulidad en el país son dramáticos y graves.
La dinámica de lo sucedido en Tierra Blanca es similar a lo que pasó en Iguala. Policías que detienen jóvenes solo porque se los pide la delincuencia organizada, ya que éstos los consideran “sospechosos”; de qué nos preguntamos. Es urgente que el gobierno actúe, explique y consigne. De nuevo Veracruz, de nuevo las dudas, de nuevo la impunidad con los jóvenes en el centro de la muerte.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:
* Existe un momento de malestar entre los votantes. Hace dos años una encuesta reportó que el 80% de quienes votan creen que su voto no sirve. El 49% de los republicanos apoyan a Trump. Los votantes están cambiando sus lealtades, en México y EE.UU. hay una gran volatilidad. El voto latino puede estar dividido, entre Clinton y Obama ya que expulsaron a dos millones de inmigrantes mexicanos: James Petras, Sociólogo EE.UU.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.