No son los cárteles, pero…

Lo que pasó ayer en Tláhuac muestra una cara de la Ciudad de México que no se reconoce abiertamente. Todos sabemos que se vive una alta dosis de violencia, pero lo de ayer tuvo su cuota de lo inusitado.

Quienes visitan la ciudad han ido aprendiendo qué hacer y toman todo tipo de precauciones. Hablan con amigos, conocidos y el personal de los hoteles en donde se hospedan.

Se argumentará que la capital no está exenta de fenómenos de grandes ciudades, sin embargo, también es cierto que la fama de ciudad insegura no ha podido ser erradicada, la delincuencia común se nos puede aparecer en cualquier momento y se sabe que jala parejo.

El robo de autos, el robo en casas habitación, en los cajeros automáticos, en tiendas y en cualquier esquina nos ronda a toda hora. La corrupción y la impunidad siguen siendo las constantes. Se hacen esfuerzos, pero al final las cosas cambian realmente poco. No hay duda de que se han presentado avances, algunos por la labor de las autoridades y muchos otros por la acción ciudadana, pero al final todo termina por ser insuficiente.

Los y las capitalinas hemos ido aprendiendo a vivir entre entornos que igual pueden ser maravillosos y de riesgo, entrañables y agotadores. La ciudad, más allá de la gran cantidad de posibilidades que ofrece, tiene a la inseguridad como una de sus grandes preocupaciones e inquietudes.

Los hechos en Tláhuac evidenciaron que existe otro tipo de violencia a la cual se le había dado una definición diferente de lo que vimos ayer a lo largo de buena parte del día. No solo fueron los abiertos y retadores enfrentamientos, también fue la gran dificultad por la que pasó la autoridad para someter y detener a los muy bien armados delincuentes.

A los narcotraficantes les es cada vez más difícil vivir y actuar como antes. La atomización de los cárteles de la droga por la acción de la autoridad ha provocado la aparición de pequeños grupos, como es el caso de los narcomenudistas.

Para ellos no existen las mínimas reglas, no son estrictamente “profesionales” y no les importa a quién ponen en riesgo ni a quién matan. Minimizar la presencia de los narcomenudistas, porque no son los grandes cárteles, es no darle la justa dimensión a lo que pasa: la mejor prueba de esto es lo ocurrido en Tláhuac.

No es un cártel de grandes dimensiones, pero los narcomenudistas tuvieron en vilo a una amplia zona de la capital. Los medios desarrollaron una cobertura poco usual y entre camiones incendiados y bloqueos, en acciones propias de delincuentes, la ciudad vivió escenas inesperadas y atemorizantes.

A la inseguridad cotidiana, esa que vamos sorteando los ciudadanos, hay que sumar, oficialmente, la de los narcomenudistas.

Efectivamente no son los grandes cárteles, pero ayer dieron una clara muestra de lo que son capaces de hacer.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

El INE está secuestrado por los partidos, en particular por el PRI. Son exagerados los ríos de dinero que se meten en las elecciones. Las irregularidades en el Estado de México incluyen de manera grosera al gobierno federal y al estatal. El INE no hizo nada teniendo atribuciones para ello. Continuamos bajo la fórmula de cuotas y cuates. No se puede seguir eligiendo a los consejeros como lo hemos hecho, hay que cambiar el INE ya. Emilio Álvarez Icaza. Iniciativa Ahora.

No estoy de acuerdo con la solicitud de renuncia de los consejeros del INE, lo que no implica que hagamos a un lado la crítica al instituto. La renuncia no es la solución al gran problema que es la gran cantidad de dinero que fluye en los procesos electorales. No se puede apostar por 11 consejeros químicamente puros como si con ello se resolvieran todos los procesos electorales y además todo fuera nuevo y creíble.

Ma. Amparo Casar. Presidenta del Ejecutivo Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad.

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero 1 Comment

One Response to No son los cárteles, pero…

  1. Honorio

    La miopia oficial, al negar, lo que todo ciudadano sabe, hay delincuencia organizada si, Mancera, a ultranza, oh bajo la confabulacion de las fuerzas de Seguridad lo niegan, habra llegado la corriente hasta Arribas

     

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.