Ni cómo celebrar

bloggif_5939924f4a627

Han pasado más de tres semanas desde que el periodista Javier Valdez Cárdenas fue asesinado y seguimos sin saber nada sobre el caso.

El 15 de mayo, como al mediodía, el cofundador de Riodoce y corresponsal de La Jornada fue interceptado en céntricas calles de Culiacán. Lo bajaron de su auto, lo obligaron a que se hincara —testigos aseguran que los asesinos algo le dijeron a Javier— para al final meterle entre 12 y 13 balazos e inmediatamente huir.

A esto se suma el que en una ciudad como Culiacán, la cual vive bajo evidentes riesgos, en la calle donde asesinaron a Javier las cámaras de seguridad no servían. Los únicos testimonios fueron de la gente que vive en la zona o que vio lo que pasó. Sin embargo, el comprensivo silencio y el temor han sido la constante.

La importancia de hacer un seguimiento y no bajar la guardia sobre el asesinato de Javier Valdez tiene qué ver con la defensa de la libertad de expresión, con la lucha contra la impunidad y en favor de la justicia, con no perder la capacidad de indignación y asombro, y sobre todo para hacerle justicia a un hombre que dignificó al periodismo contra un sinnúmero de avatares.

El paso del tiempo viene a confirmar que quienes asesinan a periodistas o defensores de derechos humanos saben que no les van a hacer nada. La red que les permite actuar bajo la más absoluta impunidad es lo que los deja en una posición cercana a ser intocables.

Cuando un responsable de estos delitos termina por ser detenido todo se remite “al ajuste de cuentas” o al “no hay de otra”. Cuando llega el momento en que la cadena se tiene que romper se debe a la búsqueda de la sobrevivencia de los criminales. Tiene que haber sacrificados, los cuales por lo general son los eslabones más débiles y desprotegidos de la cadena de operaciones que conforman la delincuencia y la autoridad.

¿Quién mató a Javier Valdez? En función de lo que había investigado y publicado y lo que plantea Riodoce las cosas apuntan hacia el llamado Cártel de Sinaloa. ¿Por qué la organización sigue siendo tan fuerte y continúa teniendo tanta capacidad de acción después de que su poderoso líder fue detenido y extraditado?

La razón está en que las organizaciones no son atacadas en su esencia, lo que les permite capacidad de maniobra, vivir bajo la impunidad y la corrupción y comprar a quien quieran y lo que quieran. Repitamos lo obvio: se detiene y extradita a un personaje como el Chapo y sus hijos, entre otros, de inmediato se pelean buscando encabezar la organización. Van por su lugar y sobre todo tras la estructura.

El gobierno detiene a “objetivos”, pero las estructuras quedan intocadas e inamovibles.

Quienes asesinan a periodistas y defensores de derechos humanos son parte de esta estructura. Son los criminales, pero también son las autoridades las cuales están coludidas. En ellos recae la responsabilidad primera.

El 15 de mayo mataron a Javier Valdez Cárdenas y seguimos sin saber nada. Es el sexto periodista asesinado en lo que va del año. Según diferentes organizaciones civiles el 99,75 % de los casos de homicidios contra comunicadores está sin resolver.

Ni cómo celebrar el Día de la Libertad de Expresión.

RESQUICIOS 

Así nos lo dijeron ayer:

• Fue lamentable cómo se visualizó a la mujer en las recientes campañas electorales. Es un hecho que la violencia continúa con muy pocos cambios. El PRD en Edomex fue el único partido que puso de manera integral el tema. Existe un gran problema de violencia contra las mujeres en el país, particularmente en niñas de entre 9 y 12 o 13 años. Esta violencia lleva a una gran cantidad de embarazos no deseados de muy alto riesgo sin que nadie les ayude. No estamos nada lejos de un hombre al que no le importan las mujeres, a las que además desprecia; me refiero a Donald Trump. Muchas mujeres en el país están desesperadas ante lo que viven, porque viven, ven y padecen la ausencia del Estado: Regina Tamés. GIRE.

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.