La izquierda en su laberinto

Algunos gobiernos de izquierda en América Latina están bajo riesgo o están siendo destituidos. Lo paradójico es que se debe a lo que promovieron, defendieron y colocaron como los grandes ejes en su plataforma, la severa crítica a la derecha por sus actos de corrupción. La izquierda está en crisis en medio de la corrupción.

Es un hecho que los gobiernos de izquierda están en medio de encrucijadas, de cuestionamientos y en los últimos años también en medio del desprestigio, el cual no se puede remitir solo al desgaste por el ejercicio del poder o a los intentos de sabotearlos.

La corrupción los alcanzó y se ha provocado una riesgosa desesperanza. Las críticas de grupos y partidos conservadores están dirigidas a lo que más duele, la incapacidad de gobernar de la izquierda evidenciando, en tonos despectivos y propagandísticos que al final del camino han sido “peores” que los gobiernos de derecha.
El asunto es de enorme gravedad porque al tiempo que se pierde el poder queda en evidencia la moral de la izquierda, lo cual es uno de sus grandes signos de identidad social y política .

Dilma Rousseff asegura que lo que hay detrás de su muy anunciada destitución es un golpe de Estado, se vea desde donde se vea. Las acusaciones en su contra, “maquillar el presupuesto” en su beneficio, no parecen ser suficientes elementos como para que sea destituida como presidenta. Como fuere la oposición logró armar un caso y en medio de largos debates Rousseff fue materialmente sacada de la presidencia y no se ve cómo pueda regresar a ella; el sábado pasado el mismo Lula reconoció que no ve cómo pueda volver.

El problema no está solo en el llamado “maquillaje”. A lo largo de varios años, lo que incluye los ocho de Luis Inacio da Silva, la corrupción en algunas empresas paraestatales fue señalada una y otra vez; en particular en Petrobras.

La caída de Dilma es un serio revés para la izquierda latinoamericana. En algunos sectores de esta izquierda se argumenta que lo que hay de fondo es un complot de la derecha que busca a toda costa apoderarse del poder.

No se puede soslayar que esto también está de fondo. Si Rousseff hubiera terminado su mandato, el regreso a la presidencia de Lula era, quizá lo sigue siendo a pesar de todo, probable. Como sea Brasil es el país en que la izquierda había demostrado que se podía gobernar y además avanzar, más allá de los problemas económicos que lo afectaron. La crisis económica mundial le pegó a Brasil como a pocas naciones en el mundo, a lo que se sumaron sus muchos problemas internos.

La izquierda se está desgastando en el ejercicio del poder y no ha sido capaz de saber enfrentar el gran problema de la corrupción, tema en el cual México lleva mano.

El panorama visto en resumen es el siguiente. Argentina y las acusaciones en contra de señora Cristina; Chile y los líos de los familiares de la presidenta Bachelet; Uruguay y el hijo del presidente Tabaré Vázquez, quien está señalado de “invertir” 300 md mensuales en off shores de Panamá; Nicaragua en donde Daniel Ortega en los hechos ya no tiene nada que ver con la izquierda; y finalmente Venezuela en donde las cosas ya no pueden estar peor, habrá un choque de trenes, tarde que temprano.

Sin duda está en el centro la lucha por el poder y su ejercicio mismo; sin embargo, en medio de todo esto no asoma una esencia que define el abc de la izquierda: la crítica y la autocrítica. La única manera de regresar es con ello y con la gran batalla para ganar de nuevo la credibilidad y confianza ciudadana; de nuevo a invertir en el tiempo.

RESQUICIOS
Así lo publicaron ayer:
* En algunos Estados los electores viven de rodillas sometidos a los dictados de la delincuencia. Hay plazas controladas por carteles despiadados y demoniacos; las elecciones del 5 de junio tienen un tufo del narco.
Semanario Desde la Fe.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.