En Tijuana con los haitianos

La llegada de muchas y muchos haitianos a Tijuana y Mexicali es la historia de una migración anunciada. Cuando terminó la jauja del empleo en Brasil por la Copa Confederaciones, el Mundial y los Juegos Olímpicos los miles de haitianos que llevaban entre dos y tres años trabajando en el país buscaron con urgencia nuevos rumbos.

Se hizo notoria su presencia en Tijuana por diversas razones. Por un lado, llamó la atención el color de su piel; es una migración poco común en esta ciudad, la cual ha visto casi de todo, y por otro lado porque se hizo notoria su presencia en la línea fronteriza, en donde esperaban que las autoridades de migración de EE. UU. les otorgaran una ficha de entrevista y ver si a partir de ella les daban un permiso de ingreso al vecino país. Algunos tienen cita para enero del 2017.

Los haitianos están en albergues y las entrevistas se solicitan en otras áreas de Tijuana, ya no cerca de la línea divisoria. En algún sentido todo se traslada al interior de la ciudad y a los invaluables albergues. Tijuana ha mostrado de nuevo una de su mejores caras, la solidaridad que desde siempre ha tenido con los migrantes.

El traslado de los haitianos desde Brasil a esta ciudad ha sido una brutal pesadilla. Sus viajes han tenido una duración de entre dos y cuatro meses. Regina nos cuenta lo que vivió en Nicaragua: “Íbamos por el campo y se nos acercaron unos jóvenes armados y nos amenazaron y gritaron, no me quedó que darles todo lo que traía, que había ganado en Brasil trabajando como decoradora de pasteles. Le dijimos a la policía y también nos quería quitar dinero”.

En conversaciones con muchos haitianos si algo nos queda en claro es que muy pocos se quieren quedar en México. El padre Felipe, responsable del histórico desayunadero para migrantes del padre Chava, nos explica el porqué de ello: “Los salarios en Tijuana están realmente castigados, muchos de los haitianos tienen que enviar dinero a sus familias y con lo que les pagan aquí a duras penas les daría para vivir al día”.

Lo otro que queda claro entre los haitianos es que ninguno quiere regresar a su tierra. Alan, de 27 años, nos mira fijamente y nos dice: “todo allá es pobreza, el gobierno es corrupto y además no hay trabajo. Llevo tres años fuera del país y cuando hablo con mis familiares lo que me dicen es que les mande dinero y que no regrese”.

La odisea no va a terminar si logran ingresar a EE. UU. De California se van a dirigir a Florida, donde se encuentra la mayor colonia haitiana en ese país. Se prevé que la migración continúe a lo largo de todo el 2017, lo cual podría verse seriamente afectado ante el surgimiento del factor Trump. Ayer mismo se anunció que entre las primeras medidas del presidente electo está expulsar entre dos y tres millones de migrantes, la mayoría de ellos mexicanos.

No se sabe qué tanto esta decisión podría afectar el proyecto de EE. UU, con los haitianos, se calcula que el año que entra la cifra alcanzaría entre 25 mil y 30 mil migrantes. Algo que ya se está viendo es que si EE. UU. no otorga a todos el permiso de entrada por la falta de papeles lo que hace es deportarlos a Haití, hecho que ha provocado que algunos de ellos estén pensando a pesar de todo quedarse en México.

Lo que queda claro por este caso y muchos otros es que ya no hay manera de entender esta zona del país si no es también como migratoria y de tránsito. Las políticas públicas deben considerar esta realidad y más ante la inminencia de la expulsión de millones de mexicanos que viven en Estados Unidos. ¿Qué vamos a hacer con ellos siendo que muchos llevan 30 o 40 años viviendo en ese país?

Entre el tema de los haitianos y la llegada de Trump se cambiaron los escenarios. Que no nos vayan a agarrar con las manos en la puerta. Le seguimos…

RESQUICIOS
Así nos lo dijeron el sábado:

El tema del muro ya es mítico, además de que ya hay mucho muro construido no va a servir de nada. La migración mexicana está transformándose: Tonatiuh Guillén, presidente Colef.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.