El presidente y el GIEI

Ayer en Washington se dieron los últimos escarceos entre el gobierno y la CIDH. Una de las propuestas que habría puesto en la mesa la comisión fue que uno o dos de los integrantes del GIEI se quedarán más tiempo en el país.

La idea fue que se cerrara el proceso y que se estableciera una ruta crítica. El gobierno tomó una decisión que no quiso cambiar, todos eran conscientes, independientemente de la decisión, que el proceso se fue descomponiendo y las partes estaban cada vez más enfrentadas y con menos ánimos.

El 30 de abril quedó como la fecha en que el grupo dejará de operar. El domingo último del mes, el GIEI, en conferencia en el Claustro de Sor Juana presentará sus conclusiones. Suponemos que ese día sabremos muchas cosas que se han omitido, entre ellas las críticas que se le han hecho a algunos integrantes del grupo, y también conoceremos qué es lo que falta por hacer bajo la visión del GIEI.

El ruido que ha tenido todo el proceso lo ha afectado seriamente. Estamos al final de una etapa y seguimos enfrentados sin saber bien a bien qué fue lo que pasó. No se ve que en el futuro próximo vaya a traer cambios significativos sobre el caso.

Está claro que unos piensan que los estudiantes fueron incinerados en el basurero y otros tienen la firme creencia que están vivos, mientras no se demuestre lo contrario.

El problema es que no todo tiene que ver con versiones. Se ha entrado en terrenos de confrontación producto de la desconfianza que ha invadido a las partes. Estamos entre el apurar a como de lugar la “verdad histórica” y sus respectivos cuestionamientos, entre poner en entredicho al GIEI, y las versiones que lo ubican como los que nos pueden llevar a la verdad.

El grupo ha hecho un gran trabajo, ha tenido detractores porque el tema mismo nos ha colocado enfrentados como en pocas ocasiones. El conflicto social se ha extendido al caso de los 43 normalistas desparecidos, es una de sus manifestaciones más delicadas, más graves y más acabadas.

La salida del GIEI es un elemento más para la confrontación y como no hay justos medios ni información confiable todo se vuelve polémico y susceptible de ser cuestionado.

No hay elementos para pensar que los escenarios vayan a cambiar. Da la impresión que con la salida del GIEI se puede venir un choque mayor. La capacidad de maniobra se ha ido diluyendo. El gobierno es quien en esta riesgosa etapa debería dar pasos conciliadores.

Uno debiera ser un encuentro entre el presidente y el GIEI antes de que el grupo deje el país. El gobierno fue quien invitó a la CIDH y debe hacer un recuento abierto, no en lo oscurito. Para que todo el proceso adquiera valor y que efectivamente no se cierre el caso una reunión en que se establezcan cuáles deben seguir siendo las líneas de investigación, y cuál debería ser ahora la ruta crítica.

Vamos a enfrentar muchas turbulencias más. Se ha ido acabando el espacio de maniobra. El GIEI fue una esperanza y un ancla para los padres de familia. Hay que encontrar con los padres de familia nuevos mecanismos en los cuales confíen. El presidente no puede seguir aislado del tema, se tiene que meter directamente no a través de sus colaboradores. Una reunión final con el GIEI puede dar nuevo impulsos y certezas, al final de esto también se trata.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:
* AMLO ve una oportunidad de apoyo con el CNTE, sin embargo, no queda claro cómo queda la relación después de lo expresado por Rubén Núñez líder de la organización. El eventual triunfo de López Obrador en el 2018 sí pone en riesgo la reforma. Lo más importante de la reforma es que el Estado retomó la rectoría en educación y que está en la mesa un proceso de evaluación. Hoy se tiene por fin información precisa sobre el estado de las cosas, se está construyendo un efectivo sistema informativo. No es atinado hacer cambios bruscos, todavía hay elementos por discutir y madurar.
Blanca Heredia. Prof. Investigadora CIDE.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.