El mundo en pausa… la Selección Olímpica

La gran virtud y la razón de los triunfos de la Selección Olímpica es que su juego tiene como objetivo final nunca dejar de ser equipo. Brasil no pudo con México porque el equipo nacional estaba completamente compenetrado, lo que obligó a los brasileños a intentar una y otra vez caminos en la cancha que no son los suyos. Faltando veinte minutos la crisis se les agudizó. Rafael y Juan se gritaron para que todos nos diéramos cuenta de sus diferencias, no se sabía si el reclamo era por la impotencia o por lo que pasó en el segundo 28.
El “futbol nuestro de cada día” dio el salto que le faltaba para que lo tomen en serio. Un equipo que es equipo le dio a nuestro país una alegría que, si bien puede durar poco, se mantendrá en el imaginario colectivo y en ese espacio maravilloso que es la “memoria futbolera”. La victoria de oro se va conservar con los periódicos guardados, con todo y las nuevas tecnologías, y con videos, los cuales de seguro ya se andan vendiendo en Tepito. Triunfó una forma de ser y de ver la vida. La Selección Olímpica se conforma por un grupo de personas que saben lo que significa ayudar y ser solidario con sus compañeros durante más de 90 minutos. Es un equipo al que se le vino encima la adversidad provocada por ellos mismos, pero ante la cual se dieron cuenta que ellos, y solo ellos, eran los que podrían cambiar el rumbo de las cosas. Hoy ya son leyenda y una historia, rompieron esquemas y nos traen con la sonrisa en la boca. Han provocado un inesperado sentido de la mexicanidad. Los nuevos dioses son nuestros y todos nosotros somos de ellos. Es un triunfo que nos reivindica con el fútbol el cual le empiezan a pagar a los aficionados sus años de tiempo y atención a lo “mas importante de lo menos importante”. Antier el TRI logró lo que durante años fue una ansiada aspiración: que en el mundo nos tomen en serio; es tiempo de la fiesta y el festejo…

Posted on by Javier Solórzano in Juegos Olímpicos Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.