El desprecio por la vida

A los muchos problemas que tiene Guerrero agreguemos uno realmente grave y delicado: el desprecio por la vida. El entorno ha ido determinando una forma de vida y una actitud. La gran cantidad de fosas clandestinas que han ido apareciendo ya parecen ser parte de la vida diaria.

Pocos meses antes de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, se encontraron cerca de Iguala fosas clandestinas en donde había al menos 100 cadáveres, la información se dio a conocer en el periódico Reforma la semana pasada.

Días después de la desaparición de los normalistas, entre autoridades, padres de familia, estudiantes de la Ayotzinapa, como se recordará, se dieron a la búsqueda de los 43 normalistas. Lo que se encontró fue una cantidad alarmante de fosas clandestinas con un número insultante de cadáveres.

No se sabe quiénes son las personas que estaban en esas fosas, como tampoco se sabe quiénes son los que que han aparecido a lo largo y ancho del estado, a lo que se suma que no hay día en que no se dé un nuevo hallazgo.

El último fue el de la semana pasada. En un crematorio se fueron acumulando cadáveres sin cremar, lo que provocó que los vecinos denunciaran los hechos debido a una razón brutal: el olor fétido que salía del lugar. Lo que encontraron las autoridades fue dantesco.

Había cadáveres por doquier. Estaban unos sobre otros apilados, en tanto que había otros embalsamados.  La evidencia es clara, la empresa tenía mucho tiempo de no cremar cadáver alguno. A pesar de ello, se mandaban las cenizas a los familiares, los cuales se quedaban con la certeza de que eran las de sus deudos, no cabía la duda.

¿Qué puede motivar a alguien a lucrar con la muerte y el sentimiento de la gente? Cuando en medio del dolor una familia o una persona llega a un crematorio todo lo deja en manos de la empresa. Se crea una relación de confianza por lo que está de por medio.

El desprecio por la vida es lo único que puede explicar lo que pasó en “Del Pacifico”, nombre de la empresa. No les importó de quién eran los cadáveres ni lo que hicieron o no hicieron con ellos. Les pareció fácil engañar con la vida y la muerte. Sabían que mandando las cenizas, sin importar de quién eran o qué eran, las familias se quedarían dentro de su dolor tranquilas.

El desprecio por la vida se ha convertido en una forma de ser en buena parte de Guerrero. Se encuentran cadáveres y nadie se pregunta quiénes son, más bien se pasa a la espera de que se encuentren nuevos cadáveres.

La muerte es el cierre del ciclo de la vida. En Guerrero no se ve así, lo que se vive es la muerte violenta como una forma de vida bajo la pérdida de la capacidad de asombro. Pareciera que todo esto es normal y por ningún motivo lo es.

RESQUICIOS

Así lo dijeron ayer:

* Si les da miedo a los de fuera, imagine a los que vivimos ahí todos los días: Rogelio Ortega Martínez, Gob. Guerrero.

Posted on by social media in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.