¿De Tlatlaya a Apatzingán?

El sábado se dio a conocer, en Proceso y el portal de Aristegui Noticias, una investigación periodística de los violentos hechos del 6 de enero en Apatzingán, cuando el Palacio de Gobierno estaba tomado por grupos de autodefensa de diversas zonas del estado. La versión más acabada de lo que estaba pasando en aquellos días fue que no necesariamente eran autodefensas y que muchas de las personas que estaban ahí estaban ligadas a la delincuencia organizada.

En conversaciones en esos días con el padre Goyo, párroco de la iglesia local, habló de la descomposición del ambiente y de lo que había definido días antes como un “serio problema”.

La versión del gobierno la dio quien era comisionado para la Seguridad en Michoacán, Alfredo Castillo. Presentó videos y dio toda una explicación, la cual resultó por momentos confusa porque en los videos se veía que los grupos de autodefensas iban tras los policías, los cuales repelieron la agresión.

Sin embargo, aseguró el propio comisionado que previamente a ello se dio un enfrentamiento entre grupos ligados a la delincuencia organizada y que esto fue la causa central por la cual murieron violentamente muchas personas. La fundamentada información dada a conocer el fin de semana desmiente de manera categórica lo que dijo el hoy director de la Conade.

En caso de que esta versión sea cierta, de nuevo estaremos ante la violencia desmedida de la autoridad, que no sigue protocolo alguno. Más bien pareciera que estamos ante delincuentes que se visten de uniforme para detener y atacar delincuentes. Tlatlaya es ejemplo de cómo la autoridad actúa de manera violenta y desproporcionada a pesar de que quienes violan la ley se puedan rendir.

En Apatzingán habrá que recordar que el conflicto estaba latente desde los últimos días del año, la violencia se veía venir. Varios alertaron sobre ello. Cuando se dieron los hechos del 6 de enero para muchos no fue tan sorpresivo el desenlace.

Igual sucedió en La Ruana cuando Hipólito Mora alertó al comisionado y a Luis Miranda sobre que iban a ser atacados por el Americano y su gente. Con todo y que se alerta sobre escenarios violentos no se busca la manera de desactivarlos. En Michoacán, en menos de un mes, se dio aviso de los riesgos de lo que podía pasar en Apatzingán y en La Ruana y al final no se hizo nada.

Alfredo Castillo debe dar su opinión sobre lo que se dio a conocer. No hacerlo es permitir que se crea en la opinión pública que el gobierno dio a conocer una versión sin fundamento, amañada y cuestionable. Debe hacerlo porque dejar en el imaginario colectivo la versión de que #FueronLosFederales deja al gobierno de Peña Nieto como violento y represor. ¿De Tlatlaya vamos a Apatzingán?

RESQUICIOS
Así lo dijeron el fin de semana:
* No tengo televisión —tengo pantalla para ver películas—, no tengo cuenta en Twitter ni Facebook. Vivo ermitaña, trato de defenderme de la época: Tilda Swinton, actriz.

Posted on by Javier Solórzano in Quebradero 1 Comment

One Response to ¿De Tlatlaya a Apatzingán?

  1. Ettore

    …SI TODAVÍA HAY QUIEN LO DUDA,…PUES ENTONCES ES CIERTO,…NADA PASA EN MEXICO….

     

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.