Acuerdos, se ve en chino pero…

Acuerdos, se ve en chino pero…

Los partidos andan pensando en la siguiente elección y no necesariamente en los damnificados ni en los daños por el temblor. El tema son la Presidencia, el Congreso, las gubernaturas, las presidencias municipales y los Congresos locales.

por Javier Solórzano

Los partidos políticos quieren arreglar su relación con la sociedad con la reducción parcial o total del financiamiento público sin importarles los mandatos legales.

Con la coyuntura del temblor han tratado de posicionarse apelando al “beneficio colectivo y al de los damnificados”. Han pensado por primera vez que los dineros que se les otorgan, vía el financiamiento público, son groseros y se les debe dar otro destino.
Se están preocupando por lo que por lo general no se ocupan. Están en una toma de conciencia o en el más vil de los oportunismos. No hay quien se salve aunque todos se apoderen del “yo fui mano”.

El lío en que nos podemos meter, como ayer lo alertó Diego Valadés de manera precisa en la UNAM, es mayúsculo: “Son recursos públicos y tienen que rendir cuenta pública… habría muchos argumentos para la anulación de la elección si se diera el caso de que sólo unos partidos renunciaran a sus recursos y los otros no, se entraría en un periodo de incertidumbre”, dijo, entre otros elementos atendibles, el destacado jurista.

La coyuntura de las cosas debería llevar a otras reflexiones y acciones. Por ejemplo, los elementos que tienen qué ver con la representatividad que tienen los partidos en la sociedad, la gobernabilidad y sobre todo con la ética y la moral.

Los partidos andan pensando en la siguiente elección y no necesariamente en los damnificados ni en los daños por el temblor. El tema son la Presidencia, el Congreso, las gubernaturas, las presidencias municipales y los Congresos locales.

Las estrategias que tienen lleva rostro de votos, están haciendo campaña poniendo como bandera la reducción de sus ingresos por el financiamiento público. Tanto están viendo las cosas a su manera que algunos partidos en plena vendimia han decidido entregar “la ayuda” directamente.

Dicen que no confían en los canales dispuestos y si bien tienen algo de razón debe reconocerse que el proceso que se sigue tiene cada vez más elementos y actores sociales que impulsan sin concesión alguna una organización plural, efectividad, transparencia y una exigente rendición de cuentas.

Los partidos quieren las cosas a su manera y se les olvida cómo los vemos y cómo son. No quieren sumarse a los canales oficiales porque buscan jalar agua a su molino.
Se está corriendo un enorme riesgo al privatizar las campañas, vamos a regresar a modelos de los cuales hemos venido huyendo.

Los partidos políticos deben dejar de pensar sólo en la rentabilidad en la que están, en tanto que el gobierno debe interactuar con la sociedad; las dos cosas se ven en chino.

RESQUICIOS. Así nos lo dijeron ayer:

• El problema de los espectaculares en la ciudad es más grave de lo que creen y dicen las autoridades. Al año deben caer 18 de ellos. No se han quitado a pesar de que se estableció un acuerdo en 2011.

Tener el desorden que tenemos con los espectaculares es perder la visión y el reconocimiento de la ciudad, están por doquier y ahora también en grandes pantallas.
Según el padrón, en la CDMX existen 3 mil 600 espectaculares, fuera del censo debe haber como 4 mil más. Por el temblor no cayó ninguno, lo que sí pasó es que algunos edificios que se desplomaron o están con problemas tenían espectaculares: Jorge Negrete, presidente de la Fundación por el Rescate y la Recuperación del Paisaje Urbano.

• Hasta julio el turismo internacional en México ha sido realmente bueno, casi el doble de la tendencia mundial. Tenemos situaciones atípicas: por una parte está el temblor, el cual seguramente causará efectos, pero no pareciera que provoque afectaciones al turismo internacional. Lo otro tiene qué ver con las alertas del gobierno de Estados Unidos sobre la seguridad en México.

En este caso está muy claro cuáles son los lugares de riesgo. La embajadora de EU me dijo que su país está claro en este tema: Francisco Madrid Flores, Universidad Anáhuac.

Mándeme un correo
Twitter: @JavierSolorzano

Artículo publicado en La Razón

Posted on by Javier Solórzano in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.