Focos incandescentes

Hace algunas semanas le decíamos que las fosas descubiertas en diversos municipios del norte del país eran solo parte de lo que nos puede esperar. Las rutas que siguen los migrantes están controladas por la delincuencia organizada. Hay que preguntarse: si no llegan a EU, ¿dónde se quedan? Esta semana, el Instituto Nacional de Migración aseguraba que en la institución no había “focos rojos”.

Los hechos cambiaron el “optimismo” del INM. Entre fosas encontradas en Durango y Tamaulipas, y el rescate de 513 migrantes, también en Durango, de nuevo el fantasma de la corrupción, la complicidad y la violencia hicieron acto de presencia. A diario nos aparecen hallazgos macabros. El caso de los migrantes rescatados estuvo cerca de ser una tragedia de consideraciones mayores. Llevaban más de 24 horas viajando hacinados. Estaban  materialmente uno encima del otro. Aquel o aquella que se quejaba, lo que significa no poder ni ir al baño, era amenazado con ser bajado del camión. Dicho de otra manera,  sería lanzado a la carretera, en donde está la complicidad y corrupción de las autoridades y el riesgo mayor y mortal en que se han  convertido los “Zetas”.

Si durante estos meses se han encontrando fosas a cuenta gotas, imaginemos lo que puede haber en presas, lagos y ríos. La violencia se ha apoderado abiertamente en algunas rutas de los migrantes por lo que de seguro se van a encontrar más cadáveres y más fosas. La migración es ya un foco de descomposición de las raíces más nobles del país. Los migrantes, no olvidemos que el grueso de ellos lo componen mexicanos y mexicanas, deben ser tratados de otra manera. Es una asunto multilateral, pero es evidente que a nosotros el tema nos está ahorcando. En el país está la violencia. En el país está la complicidad y la corrupción. En el país, y ahora también en Guatemala,  están los “Zetas”, antes miembros del Ejército. Veámonos antes de ver a otros. Este sí es un asunto de “focos rojos”.

Posted on by Javier Solórzano in Apunte Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.