Atrapados, ¿sin salida?

Una reciente encuesta del INEGI reporta que ha crecido la inseguridad, estamos entre lo que es y lo que percibimos. Los niveles se encuentran a la baja, en comparación a diciembre del 2010. La encuesta ofrece cifras y no se aboca a interpretarlas. La inseguridad es uno de los grandes problemas del país. Los resultados vierten lo que se percibe, sobre todo, a lo que pasa. Difícilmente en el país existe alguna persona que no se haya visto involucrada por lo menos en un asalto. Igual lo hemos vivido en carne propia, que lo ha padecido alguien cercano a nosotros. Aquí no se aplica aquello de la ‘leyenda urbana’ porque lo que pasa está a la vista de todos.

Estando tan avanzado el sexenio está difícil pedirle al presidente que le dé un giro a su estrategia. Apostó su resto, desde el inicio de su administración, a una “guerra”, la cual a veces es guerra y otras no. Hoy parece casi imposible cambiar la ruta. Cada vez aparecen nuevas variables, las cuales no permiten ver ni pronosticar en qué puede acabar, en esta materia, el sexenio. Al final del mismo nadie podrá levantar la mano para declararse ganador. Más bien entre los muertos, las bajas, el deterioro social, la inseguridad a flote y los temores, vamos con rumbo a otro escenario inédito.

La sociedad mexicana se siente insegura porque la vida en las calles y por doquier es insegura. No es una invención de nadie. Lo grave es que no se ve salida. No es casual que desde las altas esferas de EU se hayan enviado mensajes de todo tipo. Primero fue el número 2 del Pentágono, y luego fue el turno de la señora Napolitano, la cual se dice preocupada  por una alianza entre “Zetas” y Al Qaeda. La inseguridad se siente y se percibe, y más allá de la deteriorada imagen de México al exterior, la sociedad en lo interior tiene en la mira a los gobiernos federal y estatal. No vemos solución y sí mucha inseguridad y mucho temor. No se vale que nos quiten todo, incluyendo la esperanza.

Posted on by Javier Solórzano in Apunte Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 8:30 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de Ultra Noticias, que se transmite en vivo al interior de la república. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.