Conversando con Lorenzo

Buena parte de estas reflexiones es producto de la conversación que sostuvimos ayer en Canal Once con Lorenzo Córdova, presidente consejero del INE.

Al instituto le ha fallado la comunicación. No quiere decir que se le exima de sus responsabilidades, pero muchas cosas que pasan y se dicen del y sobre el INE no tienen que ver necesariamente con sus funciones y atribuciones.

Algo serio y atendible ocurre en múltiples instituciones del país en materia de comunicación. La mayoría de ellas y la mayor parte de los gobiernos no generan confianza, no establecen procesos fluidos de comunicación con la sociedad y al final confunden y hasta desinforman. Esto ha sido una constante en los últimos años.

Algo falla en los procesos. No queda claro lo que quieren comunicar, lo que viene a provocar confusión y vacíos informativos y termina por evidenciar a las instituciones y los gobiernos, en particular al federal.

También se identifica que estamos en medio de un ambiente cada vez más enrarecido que se distingue por el hartazgo, la crítica (que es al mismo tiempo ligera y profunda, la posverdad, en la que parece que todo lo que se dice o sale por las redes es cierto sin importar su comprobación, y la incredulidad.

La paradoja es que, siendo las redes el instrumento más utilizado para la comunicación, los medios han recuperado algo de su mecanismo y presencia social de referente al ser la instancia para comprobar si lo expuesto es verdadero o no.

En el caso del INE buena parte de la confusión tiene que ver con lo que hace o no hace el instituto, pero particularmente con los partidos políticos. La pasión, la desinformación, los intereses y las pugnas políticas llevan a los partidos a emitir opiniones ligeras o a soltar sin ton ni son peticiones que no están en el marco de las atribuciones del INE.

Un ejemplo de ello es la solicitud hecha por algunos partidos, una semana antes de definir la gubernatura del Estado de México, para que el INE atrajera la elección. Como debieran saber los partidos, no está en las atribuciones del instituto atraer una elección, de no ser que se lo pida un instituto local.

Es cierto que “el árbitro no puede quedar bien con todos”, como nos dice Lorenzo Córdova, pero también es cierto que un buen árbitro por lo general no se nota ni se siente.

El problema para el INE es que es uno de los 32 árbitros que hay en el país. Si antes podía hablar y opinar, hoy ya no puede porque sus pares se encargan de sus propios estados.

“El año que viene, en que tenemos elecciones nacionales, la capacidad de maniobra, conocimiento y control sobre el proceso nos permitirá llevarlo por buenos derroteros”, afirma Lorenzo Córdova. “Tenemos una nueva estructura electoral, los Oples, y habrá que ir aprendiendo con ella”, asegura.

La obsesiva elección del 2018 tiene un árbitro que está desgastado, pero también está en la responsabilidad de toda la sociedad, empezando por la necesaria civilidad que deberán tener los partidos.

Si algo fortalece y da credibilidad a la elección son la fortaleza y la credibilidad del árbitro. “En eso estamos, el INE está internamente cohesionado”, concluye Lorenzo.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

• Cuando el gobierno no resuelve problemas todo lo remite a esperanzas. El planteamiento original del nuevo sistema judicial fue falso. Según Inegi al año se cometen 30 millones de delitos, de los cuales un poco más de un millón fueron denunciados y cerca de 230 mil sentenciados. Desde donde se vea, el problema sigue siendo la inseguridad. La preliberación se ha convertido en una pesadilla. En lugar de resolver el problema se ha multiplicado. Al no haber sistema de prevención no habrá solución alguna. Quienes son preliberados están de nuevo en la calle con la delincuencia y la policía, que en muchos casos son lo mismo. Vivimos echando culpas por todos lados, nadie asume su responsabilidad.

Alejandro Gertz Manero. Rector UDLA, CDMX. Exsecretario de Seguridad DF y federal.

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.