“Absolutamente”

Donald Trump bien podrá asumir aquello de que “si ya saben cómo soy para qué me invitan”. No hay lugar al que vaya en donde no provoque, en el mejor de los casos, controversias.

Como para él la única diplomacia es la que impone, sus formas poco o nada tienen que ver con el más mínimo respeto y formalidad: así es y así va a seguir siendo.

Donald Trump no está cambiando ningún paradigma ni está innovando nuevas formas en la política. Cada vez se le nota más su desconocimiento del quehacer político. Asume que cumplir las reglas de esta actividad lo limita y le impide hacer lo que quiere pasando por alto que está donde está precisamente por lo que desprecia, la política.

Colocar a su hija Ivanka, a la cual también tiene como asesora de la Casa Blanca, en la mesa de Estados Unidos como representante de su país fue otorgarle la capacidad de opinar como si fuera conocedora de los temas que al alto nivel discuten presidentes, ministros y especialistas. No se le ocurrió ni contempló que ese asiento fuera por lo menos para su Secretario de Estado.

Cuando lo consultaron al respecto, Trump, en plan juguetón, dijo: “Puede ser que (tenerme como padre sea) la única cosa mala que tiene”, declaración que provocó risas interpretables.

El presidente de EE. UU. lanzó mensaje de toda índole antes de la reunión del G-20. Fiel a sus estrategias de negociación y amedrentación, se dedicó a enviar tuits, a los cuales ha colocado como uno de principales instrumentos de difusión de información y en algún sentido de gobierno.

Nuestro país fue de nuevo centro de sus singulares mensajes. Como le hemos venido recordando, entramos y salimos de su radar dependiendo de su agenda. Es cuestión de que se acerque una reunión relevante en que se pueda decidir algo importante para que lance tuitazos a diestra y siniestra.

Lo primero que hizo fue adelantarse a los funcionarios mexicanos para informar que se va a construir un gasoducto de Estados Unidos a México, que pasará por debajo de la línea fronteriza, con un tono de ironía evidente.

Lo segundo fue previo a su encuentro en Hamburgo con el presidente Peña Nieto. Mandó un claro mensaje sobre cuál es su posición sobre la renegociación del TLC: “Si no alcanzamos un acuerdo justo para todos, entonces pondremos fin al tratado”, lo que se interpretó entre los negociadores de los tres países como un si no es bueno para EE. UU. el tratado se rompe.

El tercer capítulo de la verborrea de Trump sobre nuestro país se dio en la reunión que sostuvo con Peña Nieto. Cuando se le preguntó sobre quién va a pagar el muro fronterizo, en voz baja y hasta taimada, para que sólo lo escucharan quienes estaban cerca de él, musitó que EE. UU. “absolutamente” no.

Es efectivamente probable que la delegación mexicana no haya escuchado esta expresión. Quizá hasta le convino porque se la ha pasado de cuidadosa con Trump. Lo que es un hecho es que no está de más insistir una y otra vez que México no va a pagar por el muro por más que suene a cantaleta, la misma que lleva a cabo Trump cuando le ponen el tema en la mesa.

Vienen días muy complicados. Es importante que el gobierno sepa leer lo que le puede venir. Trump va a presionar para defender sus intereses y visión del TLC, lo que puede incluir el pago del muro.

Donald Trump “absolutamente” está calentando la plaza.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron:

• Desde que entró Javier Corral se presentó un enfrentamiento en Madera. Los cárteles dominan la sierra de Chihuahua, unos controlan el norte y otros el sur. El primer enfrentamiento causó la muerte de 14 personas; llamó la atención, como ha venido pasando, la tardanza de la llegada de las autoridades a la zona. Van 10 500 homicidios en el estado en cinco años. Lo que ha hecho Corral es perseguir a César Duarte y su gente pasando por alto que la prioridad es la seguridad pública. Los políticos no entienden que deben gobernar más que seguir en campaña sin dejar de perseguir corruptos. Gustavo de la Rosa. Defensor DDHH.

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.