“Ya llegó mi Uber”

Llaman la atención la sonrisa y la buena cara que ante la adversidad muestra Javier Duarte. Se da el lujo de despedirse de mano de todos los que tiene enfrente en el juzgado guatemalteco, de posar ante las cámaras y hasta juguetear cuando lo llevaban de regreso a la cárcel diciendo, para que todos lo oigan, empezando por los muchos micrófonos que lo rodean, que “ya llegó mi Uber”.

Bajo el lugar común se le podría preguntar lo siguiente: “¿De qué se ríe, señor exgobernador?”. En la común y recurrente especulación en casos como éste una vez más se dirá que tiene información privilegiada, que tiene grabaciones y videos en los que están involucradas altas esferas del gobierno, del PRI y de partidos de oposición; en suma, que el escándalo por venir será mayúsculo.

Esta historia la hemos escuchado en infinidad de ocasiones cuando a un personaje de esta naturaleza lo meten a la cárcel. Será por las razones que se quiera, pero hasta ahora nadie se ha lanzado a denunciar y evidenciar estando en la prisión, ni Raúl Salinas de Gortari se atrevió. Es más, su hermano también la vio cerca y se fue a Monterrey a una colonia popular, se puso una chamarra de velador bajo el supuesto de que podía correr la misma suerte que su “pariente incómodo”.

En la cárcel todos cambian. Lo altanero, ligero y hasta controlador dura poco ante la evidencia de que no se va a quedar poco tiempo, sino que podría pasar en el penal al menos entre 12 y 15 años, como bien puede ser el caso de Javier Duarte.

La clave es el armado del caso por parte de la PGR y particularmente del gobierno de Veracruz. Duarte ya le mandó mensajes a Miguel Ángel Yunes en plena audiencia, dijo que eran acusaciones “irrisorias”.

El problema que está teniendo el gobernador de Veracruz es que ha hecho de este caso su forma de mandato. Si bien fue un elemento fundamental en su campaña y su triunfo, los veracruzanos hoy además de justicia quieren gobierno.

A Yunes no le ha ido bien. La violencia que prometió erradicar no ha disminuido e incluso, según cifras oficiales, ha crecido. Da votos irse en contra de gobiernos tan confusos y corruptos como el de Javier Duarte, pero tarde que temprano aparece la terca realidad que confronta a los nuevos gobernantes.

Algunas elecciones se han definido en función de los hartazgos ciudadanos en contra de quien los ha gobernado. Puede funcionar para ganar, pero también se está viendo que no necesariamente da para gobernar. En muchos casos los votantes sufragan para quitar a quienes los gobernaban y todo lo que tiene que ver con ellos, más que por una opción en conciencia; los corren y enjuician con su voto.

Los casos de Roberto Borge, César Duarte, Javier Duarte, y en algún sentido también el de Gabino Cué, en Oaxaca, tienen el común denominador de que los ciudadanos se hartaron y votaron en contra de lo que ellos representaban, los quieren ver en la cárcel.

Ahora la pelota está en la cancha de las autoridades. Tienen que hacer su trabajo con pruebas fundamentadas para que no resulte que los hombres del escándalo, el escarnio y que provocaron el hartazgo, queden libres o con penas menores.

Habrá que ver cuánto le dura la sonrisa y lo “aliviado” a Javier Duarte.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

Hace como diez años un periodista me dijo que tenía unas grabaciones mías muy comprometedoras. Yo le pedí que diera a conocer absolutamente todo y que de paso se fuera a tiznar a su madre. No creo que el espionaje hecho a periodistas y defensores de derechos humanos busque amedrentarlos, más bien creo que lo que se intenta es conocer lo que están haciendo e investigando.

Todos tenemos que preguntarnos qué hacer con las filtraciones, empezando por los medios de comunicación, que en unos casos las repudian pero en otros terminan por usarlas en su beneficio.

No me disgusta el FAD siempre y cuando sea también para gobernar. No todo se puede remitir a sacar al PRI o a que no gane López Obrador: Diego Fernández de Cevallos.

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.