Escandaloso

Desde donde se le vea es escandaloso. El gobierno no ha dado, hasta ahora, una explicación fundamentada capaz de responder al delicado artículo de ayer en The New York Times.

Espiar a defensores de derechos humanos, periodistas, integrantes de organizaciones sociales y menores de edad, obliga al gobierno a una respuesta clara, pero sobre todo a tomar medidas profundas y drásticas al interior, e investigar de dónde vino todo.

Por el tipo de delito, indica que solo se pudo haber perpetrado desde los aparatos de gobierno: son quienes tienen la capacidad para desarrollar este tipo de operaciones. No actuar es validar la información que evidencia lo que se ha hecho a lo largo de varios años. Se la han pasado espiando a quienes les “incomodan”, vaya a saber qué no sabemos.

El tema va más allá de lo escandaloso y lo es más si el Presidente no está al tanto de lo que eventualmente se puede estar haciendo en su propio gobierno. Si estuviera al tanto, el problema pasa a ser de consecuencias funestas.

No se descarta que estemos ante fuego amigo y que las autoridades pudieran estar siendo utilizadas, como parte de juegos políticos de poder. Sin embargo, esto no exime a nadie de sus responsabilidades, más bien los obliga a actuar y explicar en lo inmediato.

En tiempos en que la información es pública y se tiene una relativa facilidad para acceder a ella, no tiene mucho sentido espiar a quienes la producen. Sea como sea, el trabajo va a terminar por ser difundido.

A uno de los periodistas se le espió, siendo que buena parte de la información que ha dado a conocer, difícilmente se puede obtener de no ser a través de fuentes oficiales. No hay manera de conocer este tipo de informaciones, de no ser que procedan desde dentro, lo que no hace menos al trabajo periodístico. Espiar a quien va a dar a conocer información interna parece ser un sinsentido, están yendo contra el mensajero, quien está haciendo profesionalmente su trabajo.

Bajo esta lógica, lo único que se puede concluir es que si algo se quiere al espiar, es intimidar. Están metiéndose con ellos y sus familias, lo que incluye de manera reprobable a un menor de edad, buscando atemorizar y amenazar, a pesar de que saben que los procesos informativos no hay forma de frenarlos.

La respuesta del gobierno va a terminar echando por delante, que no se hace nada fuera del Estado de derecho, haciendo a un lado cualquier referencia a todo lo que tiene que ver con el programa que se utilizó para espiar, y que fue adquirido por el gobierno.

El programa Pegasus permite a través de algoritmos tener acceso a cualquier tipo de conversaciones telefónicas, con todos sus recorridos e historial. El programa solo se vende de gobierno a gobierno, su costo es obviamente en dólares y es alto. No se vende para lo que presuntamente lo están usando, se busca que tenga otras funciones, que permitan una mejor gobernabilidad.

El escándalo todavía está en los terrenos en que pueda tener salidas, en la medida que se transparente e investigue de dónde viene todo esto. Al Presidente se le ha aparecido un frente brutal.

Como enfrente el problema, está la solución.

Es escandaloso y nos regresa al pasado de las cavernas.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

• El Metrobús en su Línea 7 va a pasar por lugares que van a revaluarse en lo económico. Como está la obra estoy en contra. Lo mejor para respetar es diseñar un transporte de calidad, no se ha hecho mucho en este sentido. El arbolado de Paseo de la Reforma es homogéneo, no es tan diverso como lo es en otras partes de la ciudad. Autobuses con segundo piso van a provocar una carnicería de árboles. Cuando ciertos sectores de la sociedad se levantan y protestan, los gobiernos de inmediato reaccionan, pero cuando se trata de otros no voltean a verlos; éste es uno de estos casos. No sé si hay manos que mecen la cuna, pero está claro que nada es neutro y no me asusta que así sea.

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.