Una buena historia

bloggif_593b1d73c269b

Jhony Corzo tiene 17 años de edad, es el más chico de tres hermanos. Su padre nació casualmente en Panamá, pero su familia es de Texas, en donde ha vivido buena parte de su vida.

Durante el tiempo que radicó en ese estado poco le importaba que la playa más cercana a su casa estuviera a dos horas; como podía se iba a diario al lejano mar a hacer lo que más le gustaba: surfear. Aprendió bien y rápido, y en poco tiempo se convirtió en un buen dominador de las olas.

Como suele pasar con los surfeadores, en la mayoría de los casos terminan por ser una especie de trotamundos. En uno de sus muchos viajes el padre de Jhony llegó a Puerto Escondido y ya no salió.

Su madre es capitalina. Un fin de semana se fue con sus amigas a Puerto Escondido y quedó maravillada con el lugar. “Yo soy de aquí —pensó al momento de ver el atardecer—tengo que venir a vivir a este lugar a como dé lugar”.

Para lo único que volvió a la Ciudad de México fue para recoger su cosas y avisar que no regresaba y a decirle a su familia que se iba a vivir al mar de Oaxaca. Lo primero que hizo ya siendo ciudadana de puerto fue buscar trabajo; lo encontró dando masajes, lo cual se convirtió en su nueva y actual actividad laboral.

El estadounidense de Texas y la mexicana de la Ciudad de México se conocieron en Puerto Escondido y ahora tienen tres hijos, todos dedicados al surf. El padre los llevaba desde chicos al mar. “Vivimos a cinco calles de la playa”, cuenta Jhony.

“Mi papá me subía a la tabla cuando tenía cinco años y me dejaba sobre la espuma del mar; ahí creo que fue donde empezó a gustarme, pero sobre todo fue donde aprendí”.

Jhony cuenta que su padre se dirige a ellos en inglés y su madre en español. Son bilingües desde la cuna. En su casa se hablan los dos idiomas todo el día. Los tres hijos tienen la doble nacionalidad.

Conversando con Jhony y con uno de sus hermanos aparece la influencia del doble idioma; dicen una palabra en una de sus lenguas y la siguiente la combinan con su otro idioma, lo cual no significa ningún problema de comunicación. Al fin y al cabo es un caso de personas en que el inglés y el español son sus lenguas maternas, la diferencia es que esta situación no es en Estados Unidos, como sucede regularmente, es en Oaxaca.

La familia Corzo ha llamado la atención no solo por ser una prueba más de cómo es y puede ser la vida entre mexicanos y estadounidenses. La razón está también en que Jhony se llevó la medalla de oro en el campeonato mundial de surf, celebrado en Biarritz, Francia.

En la ceremonia de premiación estuvo cerca de llorar de la emoción. “Fue el que ganara y fue escuchar el himno nacional… Desde chico me gustaban mucho los colores de la bandera y siempre he tenido la ilusión de representar a México, a mi país”, expresó.

Para esta familia los temas México-Estados Unidos se ven de otra manera. No se detiene en lo que Trump dice y trata de hacer, pero no por ello no se dan cuenta de lo que pasa.

No se ponen a pensar quién es mexicana y quién es estadounidense. Hacen su vida en su puerto como cualquier otra familia.

Jhony quiere regresar a su casa porque “va a haber fiesta y mucho reguetón”.

RESQUICIOS 

Así nos lo dijeron ayer:

• El año dual México-Alemania es una idea de los presidentes de las dos naciones. La propuesta tenía como objetivo fortalecer la relación, la cual de por sí es profunda. Se calcula que cuatro millones de personas participaron en las actividades del año dual en nuestro país. Hemos detectado que a los jóvenes mexicanos les interesa mucho Alemania, quieren aprender el idioma y estudiar en mi país. La visita de la canciller Merkel, además de convocar a México a la reunión del G20, es un acto de solidaridad y cercanía. Los dos países están en el mismo equipo en temas como defensa del medio ambiente y derechos humanos, tenemos los mismos valores. Alemania está en contra de los muros, nos interesa más derribarlos que construirlos.

Viktor Elbling. Embajador Alemania en México

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.