Saber ganar, saber perder

Peña Nieto llega al domingo electoral cargado de frentes abiertos. La eventualidad de una derrota en el Estado de México tiene con razón a Los Pinos con focos rojos.

Sin embargo, con todo y la eventualidad, el Presidente podría tener un cierre inteligente y sensible, y sobre todo de poder ir viendo cómo será la vida teniendo a Morena como vecino.

Se van a necesitar pronunciamientos democráticos y entender que se requiere aprender a vivir y convivir con una nueva realidad política, la cual podría acentuarse más el año que viene con la elección presidencial.

Ni el mundo ni el país se van a acabar sea cual fuere el resultado del domingo. Muchas veces hemos escuchado que en función de lo que suceda en un proceso electoral podrían alterar de manera significativa las cosas en el país.

Las experiencias del 2000 y 2006 son prueba de que por más voluntad que exista no es fácil modificar la dinámica de una nación cargada de problemas enquistados a lo largo de años. Ni Fox ni Calderón cambiaron rumbos, como se pudo comprobar con el resultado de las elecciones del 2012, las cuales trajeron de vuelta al PRI a Los Pinos.

Lo que hace diferente un eventual triunfo de Morena a otros momentos políticos recientes es que, por lo menos en el papel, parecería que podría ser el inicio de un cambio que alcanzaría también a la Presidencia y que podría conllevar transformaciones profundas en la vida del país, por lo menos es lo que venden y presumen.

Está claro que no todo está armado ni definido ni para Morena ni para el PRI. Estas semanas el partido de López Obrador estuvo expuesto como en pocas ocasiones, empezando por él mismo.

Se le han ido con todo a AMLO porque da la impresión de que es la primera vez que lo ven tan expuesto, sus adversarios pareciera que han olido su sangre. El audio dado a conocer ayer sobre una conversación confusa y de códigos entre el hijo de AMLO y la secretaria general de Morena, si bien es claro que se inserta en la guerra sucia, también deja un tufo de preguntas y dudas.

Estos elementos pudieran cambiar en algún sentido los escenarios, pero no pasemos por alto que López Obrador ha aguantado materialmente de todo.

Pero pase una cosa u otra es evidente que estamos ante una sociedad más activa y propositiva. Sea con López Obrador o sin él el futuro inmediato se está construyendo bajo otros parámetros; no son solo buenos deseos.

Al final el domingo todos y todas estarán a prueba. En el caso de un resultado adverso en su estado, el Presidente deberá de inmediato salir y reconocer la nueva dinámica. Una reacción de esta naturaleza, en medio de la impopularidad galopante, daría aire a su imagen en una sociedad que no le reconoce nada, incluso si gana.

También está la posibilidad de otro escenario, el de la victoria, la cual seguramente será cuestionada. El triunfo en el Estado de México lo único que daría a la Presidencia es un respiro de cara al complejo año que se viene.

Lo que ronda por todas partes, sin importar el signo político, es que una de las divisas de la política son la corrupción y la impunidad, es lamentable.

La encrucijada estará en Estado de México y Veracruz. Coahuila y Nayarit con luces y sombras van por otra vía.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

• Trump es un bruto, está con la sonsa idea de que saliéndose del Acuerdo de París, sobre cambio climático, va a crear empleos en EE. UU. Da pena que en su país le sigan creyendo, no se puede poner el dinero por encima de todo, como él lo hace. Está gobernando con las patas. Este baboso está destruyendo una de las alianzas más importantes, la de Occidente. Cuando se ve cómo actúa este tipejo se confirma su falta de sensibilidad; es nefasto, frío y calculador, a lo que se suma que tiene a los paisanos atemorizados. ¿Cómo es posible que pueda ser presidente de Estados Unidos? Felicito a Luis Videgaray porque por primera vez el PRI toma partido por la democracia y la liberad en el caso de Venezuela: Vicente Fox.

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero 1 Comment

One Response to Saber ganar, saber perder

  1. Carlos Lara A

    Ni modo, otra vez no le salió el rebuzno, empezó en do mayor y terminó en mi sostenido, pobre asno.

     

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 8:30 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de Ultra Noticias, que se transmite en vivo al interior de la república. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.