Videos, ¿entre buenos y malos?

La difusión de videos puede ser una historia interminable. Suponemos que quien los preparó y difunde ha de tener en su casa un auténtico arsenal.

Con los videos todo resulta cuestionable. Desde lo que contienen, nunca queda en claro si están editados o algo parecido, hasta las reacciones de quienes están señalados en ellos. Lo único claro es que son parte de la guerra sucia.

No estamos en tiempos inéditos. Buscar desacreditar al adversario ha sido una constante de la política sin importar el país. Las guerras sucias son estrategia de gobiernos que se ven amenazados, y también pasan por la cabeza de los “sabios” que se dedican a hacer las campañas.

Son terrenos en donde todo se vale. No importa que sean ciertos o no, el video, la filtración y la entrevista con un personaje que sacan de las cañerías y que está dispuesto a lo que sea son cosas de todos los días.

¿Qué tanto sirven las guerras sucias? Hay una alta dosis de enigma en la respuesta. Hemos visto cómo indistintamente igual sirven y también pueden hundir a quienes las hacen. Son muchos los factores que intervienen, depende mucho de la idea que se tiene de quienes las hacen y de quienes son sujetos de ellas.

A Cuauhtémoc Cárdenas le trataron de dar con todo en obvias maniobras, al final quedaron en evidencia quienes las hicieron, incluyendo a los voceros de las mismas. ¿Qué tanto repercutió en la decisión de los votantes?

Es difícil saberlo, pero lo que queda claro es que por lo menos en la elección de 1988 el ingeniero pudo ganar, si no es que ganó, a pesar de la guerra sucia que le lanzaron por todos lados.

Bajo el entendimiento de que ahora las cosas son mucho muy sofisticadas, la elección de 1988 es prueba de que buenos candidatos pueden frenar cualquier guerra sucia por más que se haga a través de la televisión nacional en horario triple A. La “derrota” de Cárdenas pudo tener alguna explicación en ello, pero la verdadera razón fue que se construyó en Los Pinos y no en la decisión de los votantes.

A López Obrador le ha pasado igual, le han dado con todo y es obvio que la estrategia se va a agudizar. Quienes hoy detentan el poder político y parte del económico no lo quieren en Los Pinos ni por asomo.

En la clara guerra sucia en su contra existen elementos que pueden hacer efectivas las denostaciones. López Obrador no está exento de un desgaste político, por lo que ha vivido en estos años es inevitable.

Esto lo coloca expuesto ante lo que se diga o se invente. Es evidente que provoca pasiones encontradas. No hay que darle muchas vueltas para identificar que la guerra sucia, llámese en este caso videos, va en contra de él, no de Rocío Nahle o de quien esté por aparecer.

Como esto no va a parar, si algo tendría que hacer Morena es diseñar sus respuestas. No basta con la palabra de López Obrador porque no necesariamente responde a las acusaciones, como tampoco tiene sentido señalar al mensajero.

Lo que es un hecho es que hay que prepararse para la función corrida que está por venir. No les va a alcanzar con los videos para irse contra AMLO, pero tampoco basta con el tipo de respuesta que está dando.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

• Tenemos que reconocer que en buena medida se genera un clima de violencia por el detonador del crimen organizado en función del gran mercado de la droga que está al norte del país. Lo rescatable, por decirlo de alguna manera, es y ha sido la reacción social y de las organizaciones defensoras de derechos humanos y periodistas. Los profesionales deberían contemplar el mecanismo de protección en caso de riesgo, por menor que éste sea.

Estamos trabajando para tratar de detectar los riesgos, hemos avanzado. El caso de Javier Valdez y el de Miroslava Breach son emblemáticos sin menosprecio de los otros, confiamos en que vamos a encontrar pronto a los responsables.

Roberto Campa. Sub. Gobernación. DH.

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 8:30 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de Ultra Noticias, que se transmite en vivo al interior de la república. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.