Los niños y adolescentes delincuentes

Las estrategias de la delincuencia organizada tienen a los jóvenes como uno de sus objetivos. Los seducen y obligan y para ello también presionan a sus padres. Existen testimonios de cómo muchas familias sacan a sus hijos de sus comunidades para que no terminen en el narco o con las pandillas.

En el corto plazo esto no va a cambiar. No es un asunto de perspectiva, es la terca realidad que nos lleva a un futuro precario, para decir lo menos.

Veamos los números: la encuesta intercensal del Inegi 2015 reporta que en México hay 39.2 millones de niñas, niños y adolescentes. Están distribuidos por edad de la siguiente forma: 32.4 %, 12.7 millones de entre 0 y 5 años; 33.7 %, 13.2 millones de entre 6 y 11 años; 33.9 %, 13.3 millones de entre 12 y 17 años.

Las niñas y los niños indígenas son 22 millones. Hablamos de un 5.73 %, de los cuales el 26.4 % vive en zonas rurales, para un total de 10.3 millones. En donde se encuentra una de las claves para definir el perfil es que cerca de 21 millones, el 54 %, viven en la pobreza y 1.5 millones sufren desnutrición crónica.

Otros de los elementos que marcan el perfil están en el hecho de que 6 de cada 10 han vivido algún tipo de violencia en su hogar y que la mitad de los adolescentes han padecido algún tipo de agresión psicológica. Sumemos una variable más: 4 millones de niños, niñas y adolescentes están fuera de la escuela y 600 mil más podrían dejarla si no se crean estrategias para evitarlo.

Es probable que los números tengan pocas variantes desde el 2015. Lo cierto es que en función de lo que ha estado pasando en el país estos dos años es muy factible que los índices sean más rudos y adversos.

En recientes hechos violentos ha quedado de manifiesto el activo papel que están jugando los jóvenes. No selo los que están entre los 14 y los 17 años de edad, también los menores que andan entre los 9 y los 13.

La variable que determina en muchos casos el destino de ellas y ellos es la pobreza. Es lo que los mueve de sus espacios originales y lo que también produce profundos rompimientos familiares.

El uso de la prisión preventiva para los jóvenes que delinquen es un gran error. Cuando salgan de ello van a estar peor de como entraron. El sistema carcelario está roto, se ha convertido, perdón por el lugar común, en un camino seguro que lleva a la profesionalización de la delincuencia.

Ernesto López Portillo lo resume de la siguiente manera: “Imaginemos lo que puede vivir un menor de edad en una cárcel mexicana, incluso en un centro juvenil”.

Hace algunos años conversando en Apatzingán con un joven que se dedicaba al halconeo nos decía que ganaba dinero como nunca había imaginado: “Ahora tengo una troca, un radio y un arma y además gano 4 mil pesos, me alcanza para pagarle a mamá el IMSS”.

Las cosas no van a cambiar. El papel que han jugado niños y adolescentes en el caso de los periodistas secuestrados en Tierra Caliente y en el tema de los huachicoleros es parte de lo que se conoce.

Si existen temas prioritarios en la construcción de un país diferente, estos teman tienen que ver con la pobreza, la corrupción y con niños y jóvenes en medio de un furor sin futuro.

RESQUICIOS

• La policía de Zihuatanejo estaba tomada por la delincuencia organizada, era una extensión de ella. Cuando las fuerzas armadas tomaron las instalaciones de la policía se “encontraron” con que junto con la “autoridad” estaba en el mismo edificio un grupo de hombres armados que no pertenecían a la policía.

Todo estaba totalmente controlado por la delincuencia organizada. Una historia común como en muchas ciudades del país. Así está uno de los puertos turísticos más conocidos y visitados; de nuevo el dilema y la duda: van en serio o andan en el maquillaje.

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero 1 Comment

One Response to Los niños y adolescentes delincuentes

  1. Honorio

    El Estado fallo, pero más los funcionarios de los tres niveles de gobierno, mucho dinero,disque, para el Combate A la pobreza, mucho dinero, para seguridad y pública de los estados y municipios, hay responsables y hay nuevos ricos en cada rincón de nuestra patria, si claro, cada día, el Tejido Social, está peor, todos estos conflictos, tienen nombre y apellido.

     

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.