Matan porque se saben intocables

La delincuencia organizada tiene desde hace varios años a los medios de comunicación en la mira. En algunos casos se “acercan” a los periodistas para filtrarles información que permite tener datos de primera mano y primicias.

Bajo esta fórmula todo tiene un costo el cual conoce el periodista. Es un riesgo que algunos colegas han tomado y que en algunos casos les ha costado la vida al no ceñirse a lo que exactamente les piden.

Es una decisión que a veces se toma en conciencia reconociendo los riesgos y en otras ocasiones porque no les queda de otra. Las presiones bajo las cuales viven muchos los pueden obligar a hacer cosas que en otras circunstancias no harían.

Se ven obligados a publicar informaciones que pueden ir contra ellos mismos. La otra opción es entrar en los terrenos de la autocensura, o sea, hablar de cualquier cosa menos de lo que saben, ven y opinan.

Puede existir un sinnúmero de razones por las cuales un periodista toma la determinación de tener una fuente de esta naturaleza. Sin embargo, en casos extremos es fundamental que el punto de partida ante cualquier investigación en que esté involucrado debe ser su labor, no su criminalización.

Muchos profesionales han optado por otros métodos. Se han abocado a desarrollar investigaciones con diversas fuentes de consulta, con entrevistas pensando en un trabajo de largo aliento más que en la nota del día.

La importancia de lo que han hecho muchos periodistas bajo esta línea es que su labor ha sido de gran utilidad social. Ha permitido seguir líneas de investigación, ha sido clave para conocer estructuras y cadenas de poder que de otra manera no hubiéramos conocido, a sabiendas de que en medio han estado y están la complicidad y la pasividad de las autoridades.

Ejercer el periodismo en México es de altísimo riesgo. Los periodistas viven en algunos estados bajo la ley de la selva (ver los RESQUICIOS de hoy como un testimonio más). Hemos ido dejando pasar las agresiones, los secuestros, las desapariciones y los asesinatos al interior del gremio de manera irresponsable y también a veces poco solidaria.

La ejecución de Javier Valdez ayer en el centro de Culiacán es un golpe que antes que nada es en contra de su familia y los suyos, pero lo es también contra los periodistas y el país mismo.

Javier Valdez era un periodista comprometido formado bajo la investigación como método de trabajo. Sus publicaciones (entre otros en La Jornada y Riodoce) y sus comentarios en radio y televisión lo confirman.

Era conocido y una fuente habitual de los mismos periodistas. Si bien estaba por lo general en los temas fuertes del narcotráfico, su labor parecía ser respetada por unos y otros; ayer supimos brutalmente que no era así.

El vacío que deja es el mismo que dejan otros colegas que también han sido asesinados bajo el signo de la impunidad.

A Javier lo mataron por lo que conocía, por lo que escribía y porque se había convertido en una influencia real. Su trabajo de investigación tocó las fibras de quienes saben que pueden hacer lo que quieran y nadie los va a tocar, aunque maten a Javier Valdez o a quien les estorbe o los cuestione.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

• Estábamos como a kilómetro y medio del retén militar cuando se nos cerró un par de camionetas con jóvenes armados de entre 15 y 18 años. Nos decían con un lenguaje violento y abiertamente grosero que teníamos que ver presumiblemente con los Tequileros. Quienes nos pasaron a la “báscula” fueron niños realmente agresivos de entre 9 y 12 años. Todo duró como 15 minutos, fue una pesadilla. La situación en Tierra Caliente es brutal, no hay cómo definirla. Los militares seguramente se dieron cuenta, pero si hubieran actuado quizá todo hubiera sido peor. Lo que son las cosas: si algo queríamos era llegar ni más ni menos que a Iguala. Alejandro Ortiz. Corresponsal en Gro. W Radio.

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero 1 Comment

One Response to Matan porque se saben intocables

  1. francisco velazquez garcia

    tengo conocimiento que actualmente tiene un noticiero a mediodía en una estación de radio. seria posible conocer cual es . radico en la ciudad de mexico.

     

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 8:30 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de Ultra Noticias, que se transmite en vivo al interior de la república. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.