Viviendo con el narcotráfico

Con el narcotráfico vivimos entre lo que percibimos y lo que es. Se manifiesta y se ve de maneras diferentes según sea la ciudad, pero es un hecho que desde hace tiempo lo tenemos como parte de nuestras vidas.

Hemos ido perdiendo nuestra capacidad de asombro. Como está entre nosotros ya hablamos de él hasta con naturalidad sin percatarnos de lo que el fenómeno implica, sobre todo en lo que corresponde a la violencia y la impunidad y en cómo ha ido orillando y limitando nuestras vidas.

Una reciente encuesta de Parametría sobre el tema confirma la idea que hemos ido construyendo sobre el narcotráfico. La percepción que tenemos no necesariamente va aparejada con la realidad. Es probable, nos decía ayer Eduardo Guerrero, especialista en temas de seguridad, que haya una “percepción exagerada, pero desde donde se vea es preocupante”.

Es de llamar la atención lo que los encuestados responden a la pregunta sobre “quién diría usted que tiene más poder en el país”. El porcentaje más alto lo tienen los cárteles del narcotráfico con 39 %, en tanto que en un lejano segundo lugar se encuentra el Presidente de la República con 24 %. En tercer sitio aparecen todavía más lejos la Iglesia católica y las Fuerzas Armadas con sólo 8 %; los medios de comunicación apenas alcanzan 4 %.

La tendencia, nos comenta Francisco Abundis, en relación con la idea que los encuestados tienen sobre el papel que juega el narcotráfico se ha mantenido desde septiembre de 2008, cuando se hicieron las primeras mediciones.

Los porcentajes están, a lo largo de estos periodos de tiempo, entre 28 y 39 %, destacándose el hecho de que el punto más alto se alcanzó en marzo de este año, precisamente con 39 %.

Bajo una lectura inicial de la encuesta está el que en general la gente, particularmente en los estados en donde el narcotráfico está asentado, tiene la idea de que es el ente más poderoso de la sociedad, por encima de la Presidencia y las Fuerzas Armadas.

Otra de las variables de la encuesta evidencia lo que se percibe en la cotidianidad sobre el narcotráfico. Arriba del 30 % está “muy de acuerdo o de acuerdo” en que el narco “hace más obras públicas que el mismo gobierno, genera empleos, genera progreso en las comunidades donde viven los narcotraficantes y si no generara violencia sería una actividad que beneficiaría a su estado”.

En los renglones sobre si el narcotráfico es un mal necesario el porcentaje llega a 22 %, respecto a si no es malo consumir drogas 14 %, y finalmente sobre si no es malo vender o producir drogas llega al 10 %.

Los resultados de la encuesta vienen a confirmar lo que de alguna u otra manera se ha ido construyendo a lo largo de ya varios años en la realidad y el imaginario colectivo.

Es cierto que hay definiciones “exageradas” y a veces también una sobrerreacción, pero también es cierto que lo que ha producido el narcotráfico es desatar altos niveles de violencia y provocar estados de ánimo, los cuales junto con otras variables nos tienen temerosos, irritados y bajo el hartazgo.

Quizá el narco no esté en todos lados, pero de lo que parece no haber duda es todo lo que produce y provoca. A la encuesta de Parametría se le puede aplicar aquello de que lo que se percibe es.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

• Los 100 días de Donald Trump han atraído a inversionistas y negocios y por ello si alguien está contento con él es Wall Street. También los halcones del Pentágono por la agresiva política exterior. Si tienes dinero y eres rico, Trump es un muy buen presidente. Nunca hemos visto que el 100 % de los medios de comunicación se coloque abiertamente en contra de un presidente de EE. UU., sean ciertas o no sus informaciones. Con quien Trump ha fracasado rotundamente es con los sectores populares, no hay más empleos y ni una mejoría en sus vidas. En comparación con Obama no existen muchas diferencias, el expresidente no cumplió lo que prometió. Tenía un doble discurso: James Petras, sociólogo NYU.

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 8:30 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de Ultra Noticias, que se transmite en vivo al interior de la república. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.