3 días de mayo

El domingo terminó una más de las representaciones de una obra de teatro que no hay que perderse —se anunció que próximamente estarán de vuelta en el teatro Milán.

3 días de mayo, de Ben Brown, es la historia de un momento determinante en la Segunda Guerra Mundial y clave para el futuro de Europa. En 1940, con Winston Churchill recién elegido Primer Ministro de la Gran Bretaña, las tropas de Adolph Hitler avanzaban de manera avasalladora.

Bélgica ya se había doblegado, Italia estaba por llegar a un acuerdo con Hitler y Francia, ante este escenario, era el siguiente objetivo. Churchill sabía que con Francia sometida el siguiente paso era la Gran Bretaña.

En los primeros días de 1940 en Inglaterra se reunió el gabinete de guerra para tomar una decisión que era al mismo tiempo difícil e importante.

Francia estaba negociando, rindiéndose diría Churchill, la “oferta” alemana llegaba hasta Londres. Lo que proponía Hitler es que los ingleses cedieran algunos de sus territorios para evitar el ataque.

La disyuntiva era compleja porque la fuerza de los alemanes parecía imparable. Independientemente de esto no había manera de creer en la palabra de Hitler, en Múnich un año antes había firmado acuerdos con Europa y no había cumplido ninguno.

La obra es una extraordinaria puesta en escena sobre los tres primeros días de mayo del 40, en que el gabinete de guerra de la Gran Bretaña discutió qué hacer: llegar a un acuerdo con Alemania a sabiendas de que no había garantía del cumplimiento de éste, o enfrentar a los germanos con la certeza de que tendría graves y numerosas bajas, tanto en el campo de batalla como en las mismísimas ciudades de la Gran Bretaña.

La discusión estaba de la mano de las pasiones, pero también de un sentido de defensa de nación que hoy todavía tiene profunda vigencia. 3 días de mayo es una muestra de la determinación de unidad sin importar los colores partidistas, en medio de una situación límite de la cual los actores políticos sabían que era histórica y que definiría el presente y el futuro del país.

La decisión fue enfrentar a Hitler a pesar de lo que se veía venir. Los ingleses entendieron su momento actuando con valor, coraje y, sobre todo, con un convencido sentido de nación.

La obra es posible y exitosa porque es la suma de las partes que supieron hacer un todo virtuoso y aleccionador. La actualidad de 3 días de mayo está en que muchos problemas en el mundo se parecen a los de 1940. Es el pasado hecho presente y quizá también futuro, sobre todo con las tendencias que se van agolpando, como el Brexit, Le Pen, Trump.

Hacen posible este gran trabajo del teatro mexicano la Sociedad Artística Sinaloense —la cual merece un gran reconocimiento— y la dirección convencida y precisa de Lorena Maza. Sergio Zurita es un extraordinario Winston Churchill. Participan Luis Miguel Lomaban, José Carlos Rodríguez, Fernando Bonilla y Pedro Mira. José Carriedo, Nicolás Sotnikoff, Juan Carlos Beyer (Héctor Bonilla, Miguel Conde y Juan Ríos intervinieron hace algunos meses en la obra) Todos son parte del gran teatro mexicano que anda en cartelera.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

La ley sobre desaparición es un hecho sobresaliente. Algunos de sus puntos no los identifico con los estándares internacionales. El capítulo sobre búsqueda resalta por la creación de la Comisión Nacional de Búsqueda, era lo que exigían las familias. También es relevante la posibilidad de que las familias puedan acceder a los salarios de los reconocidos como desaparecidos. El concepto “no localizado” es desafortunado debido a las condiciones en que está el país. Las familias nunca aceptarán el concepto de “presuntamente muerto”, porque para ellos “vivos se los llevaron, vivos los queremos”: Santiago Corcuera, presidente del Comité Desapariciones Forzadas ONU (no ha sido ratificado al cargo por el Gobierno mexicano).

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.