Por fin la oportunidad de hacer algo

Lo primero que debería hacer el Gobierno con las y los desaparecidos es reconocerlos. Es un asunto no propio de este sexenio, cruza desde hace muchos años la vida político-social del país.

Los gobiernos se han desatendido de los desaparecidos. Han sido los familiares, amigos y organizaciones sociales los que se han abocado a su búsqueda. Nos decía hace algunos días Jaime Rochín, presidente de la CEAV, que el Estado mexicano ha sido algo más que omiso en el tema: “Se ha hecho en muchos casos a un lado”.

Por razones poco explicables a lo largo de todo este tiempo no se han establecido políticas que permitieran conocer de qué tamaño es el fenómeno, a la vez que crear condiciones para enfrentarlo.

No hay acuerdos en cuanto a la cantidad de desaparecidos. Se habla indistintamente de 25 mil o 30 mil, algunos plantean que la cifra podría ser mucho mayor.

En el Legislativo se están llevando a cabo nuevas discusiones para establecer mecanismos legales en la materia. Es un intento, el cual tiene el impulso y apoyo vehemente de quienes se han visto afectados.

La creación de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) es una salida que puede ofrecer instrumentos a los afectados y a la sociedad y puede ser también un reconocimiento tácito del fenómeno.

En la definición del concepto de desapariciones caben muchas variables. No solo están las razones políticas o de intimidación o las presiones por parte de la delincuencia organizada en todas sus manifestaciones.

Están también las variables personales, las cuales no son fáciles de definir. Si una persona decide dejar su casa se puede deber a innumerables razones, que igual pueden pasar por motivaciones personales e incluso familiares.

Este rango no es muy alto, nos aseguran especialistas en el tema y también familiares de desaparecidos. Sin embargo, esto no debe ser motivo para no abordarlo. El drama de muchas familias es brutal sin importar cómo se haya dado la desaparición de familiares y amigos.

Lo que queda claro es que el centro del fenómeno en número de personas está en la desaparición forzada. La situación está tan al límite que quienes han empujado y discutido la ley tienen la justificada preocupación de que todo termine por remitirse a conceptos legaloides que impidan abordar el problema en su cabal dimensión.

La definición de desaparición es fundamental. La inclusión de la expresión “persona no localizada”, si bien, nos dice Jorge Verástegui, integrante del Movimiento Nuestros Desaparecidos, debe distinguirse, la situación de desaparición vinculada a un delito con la de “no localización” consideramos “que el uso que se le da a tales términos los equipara en lugar de distinguirlos”.

Para Verástegui una comisión solo va a tener peso y valor en la medida en que tenga todo el apoyo del Estado, de otra manera no va a servir para nada. Debe construirse un modelo que si bien dependa de Gobernación tenga independencia y presupuesto propio.

El Movimiento está trabajando con el Senado y, sin ser plenamente optimistas, somos “realistas”, sabemos hasta dónde pueda llegar. Ya veremos si en el terreno de los hechos, apunta Verástegui, el secretario de Gobernación apoya el proyecto de la CNB, como nos ha prometido en varias ocasiones.

El proyecto de dictamen de Ley General sobre las Desapariciones de Personas enviada por el Ejecutivo al Senado para muchos es “regresiva”, aquí está el reto para todos.

Lo importante, por lo pronto, es que el tema está en la mesa y parece haber voluntad para hacer algo en serio.

No podemos seguir en el vacío, el cual está cargado de dolor, injusticia, impunidad, complicidad, miedo, impotencia y sobre todo de miles de familias mexicanas rotas.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron el viernes:

• Javier Duarte comete un gran error al posponer su extradición, en el 99 % de los casos se concede. Si algo le conviene es entrar al hospital con las enfermedades que ya tiene antes de que tenga más: Juan Velásquez, abogado penalista.

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.