Descompuestos

Chihuahua no es lo único descompuesto. En las últimas semanas la violencia ha pasado por Sinaloa, Coahuila, Veracruz, Guerrero y Tamaulipas, para hablar de lo notorio; es una espiral que parece interminable.

Por más que en muchas ciudades en que sus habitantes hayan podido convivir con el lamentable escenario, es evidente que no es normal y que nadie se tiene que acostumbrar a ello.

El que no se hable de lo que pasa en la cotidianidad de algunas ciudades no quiere decir que estén bajo la convivencia pacífica, o que de plano hayan podido superar la espiral de la violencia.

No se habla regularmente de lo que viven en muchas ciudades porque o vamos perdiendo la capacidad de asombro o porque estamos además de todo abrumados.

Chihuahua es un estado al que nunca se le debe perder de vista. El trabajo ciudadano fue la clave para que durante varios años se tuviera un control sobre la violencia. El aflojar la atención y hacer confianza es una de las causas de lo que está pasando —hace algunos días en el “Quebradero” hicimos referencia a ello.

La descomposición es histórica y se ha ido convirtiendo en una herencia que vamos viendo sexenio tras sexenio. La referencia que hizo el secretario de Gobernación sobre la descomposición en Chihuahua fue poco afortunada.

La razón es que en todo el país muchas ciudades viven procesos similares a los que padecen ciudades como Juárez o Chihuahua capital. No tiene sentido hablar de una descomposición total porque no es así en los hechos.

Sin embargo, bien se pueden mencionar ciudades en las que la vida es apremiante y angustiante. Acapulco es una prueba de esto. Se ha logrado ir controlando la violencia sobre la Costera Miguel Alemán y en Punta Diamante, pero bien a bien no se sabe qué pasa fuera de esta zona, que es donde vive la gente del puerto, y más cuando se reportan hechos violentos por lo general producto del narcomenudeo.

Por más que haya una herencia maldita sexenio tras sexenio cada gobierno tiene que responder por su tiempo y su espacio. La descomposición es transexenal y a este gobierno le toca su parte de responsabilidad.

La descomposición es histórica. Es la suma de lo que han hecho y no han hecho unos y otros. La estructura sobre la que se establece la acción de la delincuencia organizada ha cambiado poco o nada. Su relación y complicidad con la autoridad es la que le permite moverse y actuar.

Por más que se detenga a los grandes capos de la delincuencia organizada mientras no se vaya en contra de sus negocios y su relación con el poder político no habrá manera de avanzar. Está más que probado que siempre habrá quien sustituirá al que metan a la cárcel o a quien eventualmente muera.

Es muy probable que ésta sea una de las razones por las cuales las cosas se descompongan o no hayan dejado de estar descompuestas. Ésta puede ser una de las causas por las cuales Chihuahua y otras plazas del país no salgan o solo salgan a medias de su crisis.

Mientras la impunidad sea el nombre del juego la descomposición seguirá siendo una forma de vida. Las cosas no se descomponen intempestivamente, llevan mucho tiempo descompuestas. Hay avances en los cuales la ciudadanía ha sido el factor, pero lo que pasa también es que a veces nos damos cuenta de las cosas y a veces no.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

Los militares no se encuentran a gusto, pero dado el reto que tiene el país le han entrado al quite. Vi mal que personajes hablaran como lo hicieron sobre las Fuerzas Armadas, pero también vi mal que el responsable de los derechos humanos de la Sedena hiciera las declaraciones que hizo. El responsable de esta área ve las cosas desde la óptica militar siendo que muchos casos son del orden civil. El Ejército ha tenido como nunca antes trato con la prensa, pero también ha sido como nunca antes atacado: Lic. César Gutiérrez, especialista en derecho militar.

Posted on by Carlos Candiani in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 8:30 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de Ultra Noticias, que se transmite en vivo al interior de la república. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.