Sin alianzas no hay paraíso

Por más que hoy se vea como una posibilidad real que la oposición llegue a Los Pinos en 2018, está claro que tendrá que construir el camino y no solo esperar a que el gobierno se desgaste más. No todo se remite a la elección presidencial, lo que se haga y deje de hacer desde ahora es la base para el obsesivo momento.

Si alguien ha dejado en claro cuáles son sus reglas es Morena. El partido de López Obrador no acepta acuerdos, alianzas o negociaciones. Va por la libre confiando solo en sus propias fuerzas. Para Morena solo existe Morena. Los partidos de izquierda o con quien podría tener una identidad son menospreciados y vistos como si también fueran parte de lo que López Obrador llama “la mafia del poder”.

Por más que Morena confíe en sus fuerzas no le va a alcanzar por sí sola. Ha tenido un significativo crecimiento, pero se sobrevalora. No vemos cómo puede ganar sin alianzas en el Estado de México, para hablar de la elección que concentra la mayor atención en este año, por más que su emblemático líder vaya a cambiar su residencia al estado.

El nombre del juego son las alianzas. No hay manera de ganar de otra manera. El país está altamente dividido, por lo que no le alcanza a ninguno por su propia cuenta. Si la oposición quiere sacar al PRI del Estado de México y de Los Pinos tiene que asumir que no lo puede hacer aislada.

Viendo el Estado de México se puede pronosticar que el PRI se va a quedar con la gubernatura. La oposición debe entender que no basta con evidenciar al gobierno actual, se requiere de una fuerza real que tenga representación en todo el estado y que se convierta en una alternativa para todos los sectores.

Si en alguna entidad el PRI tiene control es en el Estado de México. Su maquinaria funciona de manera precisa. Ni su gobernador ni Los Pinos se van a permitir la derrota. El costo sería altísimo y un aviso de lo que les viene en 2018. Si pierden el Estado de México, el estado del presidente, lo que se viene para ellos es la debacle.

En Coahuila al PAN le puede pasar aquello de que era suya y la dejó ir. Si alguien puede sacar a los Moreira y al PRI es el blanquiazul, no Morena ni el PRD. Su problema es que está metido en una pelea callejera interna que le puede costar una nueva derrota. Si el PAN no va cohesionado va a perder por la sencilla razón de que los Moreira, juntos y separados, y el PRI tienen un control efectivo en un estado que ha sido desde siempre del tricolor.

No se puede pensar en 2018 si antes no se atienden las elecciones de este año. Apostar solo al evidente desgaste del gobierno federal puede dar votos, pero éste sigue teniendo enfrente la maquinaria del PRI, la cual en algunos estados está intacta, a lo que se suma que en Los Pinos tienen capacidad de maniobra, con todo lo que significa.

La complejidad de los escenarios obliga a que los partidos revisen sus estrategias y entiendan que las alianzas políticas son la clave para ganar las elecciones y parte de la gobernabilidad del país.

Están a la vista el descrédito de los partidos políticos y su cada vez menor representatividad en la sociedad. Esto no va a cambiar de un día a otro, más bien la tendencia es que se agudice.

Los partidos o hacen alianzas o no van a ganar. El problema que siguen enfrentando son sus protagonismos, los cotos de poder, la soberbia y la falta de entendimiento sobre el complejo presente y el incierto futuro. En las alianzas está la posibilidad del paraíso o de gobernar, que, por cierto, ya se vio que también puede convertirse en una pesadilla.

RESQUICIOS.
Así nos lo dijeron ayer:

* La Asamblea Constituyente de la Ciudad de México ha probado que nos podemos poner de acuerdo a pesar de nuestras abiertas diferencias. La discusión ha sido transparente y profunda y se han escuchado todas las voces. Por supuesto que vamos a tener lista la Constitución de la Ciudad de México el 5 de febrero.

Senadores Gabriela Cuevas (PAN) y Armando Ríos Piter (PRD) y diputado Enrique Jackson (PRI).

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.