La pesadilla americana

Donald Trump no puede menospreciar la reacción que sus desbocadas acciones pueden provocar a nivel internacional y en su propio país. El gran problema con Trump no es solo lo que piensa, sino también cómo actúa. Cada quien tiene el derecho de pensar lo que quiera, sin embargo, el presidente de cualquier país, empezando por el de Estados Unidos, adquiere una responsabilidad manifiesta.

Trump no escucha y no va a cambiar. No le gustan ni acepta opiniones diferentes a las suyas. Sus reacciones ante The New York Times, CNN y ante el discurso de Meryl Streep son prueba de su filosofía de la vida. Quien no opina como él es fustigado, insultado y hasta amenazado a través de lo que ha convertido en su mejor arma de ataque y defensa, los 140 caracteres del Twitter.

Trump va a enfrentar tarde que temprano a la belicosa opinión pública estadounidense. Supone que la capacidad de movilización de los ciudadanos de su país estará sometida por el peso de la presidencia y porque sus votantes, como sea, son la otra mitad de la Unión Americana.

Sin embargo, quienes votaron por Hillary Clinton o en contra de él no van a dejar de protestar y manifestarse. Son parte de una sociedad activa que no se va a quedar esperando en sus casas, a lo que hay que sumar un periodismo históricamente crítico y el cual seguramente estará siguiendo paso a paso a Trump.

Las protestas no son solo de parte de los migrantes. Si bien no se puede perder de vista que ya son los primeros afectados, no son los únicos. Muchos ciudadanos estadounidenses ven la posibilidad de perder sus derechos ganados por varias generaciones a través de largas, arduas y rudas batallas.

Las mujeres ven a Trump como un riesgo y un retroceso. Sus declaraciones, su conducta y sus reacciones muestran como constante la misoginia que lo ha caracterizado a lo largo de su vida.

El problema que se le viene a Estados Unidos es profundamente delicado. A través de su singular democracia eligió a un personaje que representa exactamente lo contrario a sus valores y a su historia. Trump es lo opuesto del sueño americano, es una versión de lo que podríamos llamar la pesadilla americana que está por venir.

La gran esperanza de que Trump esté limitado en sus ocurrencias, insistimos no va a cambiar, está en la sociedad estadounidense. Las primeras reacciones sociales tienen algo de inéditas porque nunca antes en la historia de Estados Unidos se habían presentado acciones de esta naturaleza ante la elección de un presidente.

Desde el mismo 8 de noviembre en ciudades como New York, Los Ángeles, Chicago, San Francisco, Washington y Detroit, entre otras, las manifestaciones ciudadanas han mandado un mensaje a Trump, quien en lugar de dialogar y conciliar ha respondido con un “ya párenle porque ya gané”. El magnate hecho presidente no considera para gobernar que perdió la elección popular por cerca de tres millones de votos.

México y China son los dos grandes objetivos de la política exterior del presidente electo. Decía el fin de semana The Economist que “la presidencia de Trump se trata de pegarle a México”, usa a nuestro país como “saco de boxeo” cuando las cosas no le van bien.

Si bien existe cierta conciencia de lo que puede pasar con Trump en la Casa Blanca, el gobierno mexicano ha sido más bien pasivo. El presidente es por momentos claro, pero sus planteamientos no son consistentes y han terminado por quedar aislados.

Debemos tomar con gran seriedad lo que viene. Así como EE. UU. está enfrentando sus riesgos con movilizaciones en las calles, nosotros debemos advertir que si Trump nos toma desunidos en torno a él las consecuencias serán impredecibles. Va en serio.

RESQUICIOS
Así lo dijeron el sábado:

No voy a ir a la toma de posesión porque Trump no fue electo democráticamente, no lo veo como un presidente legítimo. Será mi primera ausencia desde 1987: John Lewis, congresista demócrata, Georgia. Reconocido luchador por los derechos humanos.

Posted on by Staff in Quebradero 1 Comment

One Response to La pesadilla americana

  1. Carlos Lara A

    No acepto como válidos muchos argumentos del autor que juzga y condena al Sr. Trump sin haber tomado posesión del cargo, y además de que justifica la protesta callejera. Él jamás aprobaría que eso sucediera acá en nuestra Patria, pediría tiempo al tiempo y mesura. Son dos medidas para eventos equiparables. Gracias

     

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 8:30 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de Ultra Noticias, que se transmite en vivo al interior de la república. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.