La decisión del INE

El INE actuó sensatamente. La “suspensión” de la construcción de su nueva sede, valuada en más de mil millones de pesos, era algo que tenía que hacer. Bajo las condiciones que opera el instituto puede seguir funcionando como está, por más que tengan que trabajar apretados unos con otros.

La política es una de las actividades que más han estado en la crítica y el cuestionamiento de la sociedad. Todo lo que se haga por cambiar la imagen de las instituciones que la rigen, además de ser bienvenido, termina por abonar en su favor.

El INE es una de las caras más visibles de la política, es el árbitro. El INE ha sido colocado por los partidos en más de una ocasión como responsable de lo que hacen y no hacen.

No hay duda de que en el INE se han cometido errores, pero en el proceso lo que llama la atención es cómo a los partidos les da por hacerse a un lado, como si no fueran parte de la institución.

La relevancia de lo que hizo el INE evidentemente corre por la línea de los dineros, pero sobre todo lo coloca como una institución sensible. La importancia de la decisión es que fue tomada, por lo que se sabe, por todos sus integrantes. El INE se ve y es sensible y le da la cara a quienes debe servir, a los ciudadanos.

La decisión debería llamar la atención de los partidos políticos. En la estructura de la organización política del país los partidos se han distinguido por su ineficacia y en algunos casos por su corrupción, así como por algo que es en verdad cada vez más serio y trascendente para la democracia, su baja representatividad social.

Los dineros hacia los partidos políticos se han convertido en barriles sin fondo, porque siempre termina por faltarles algo. Se han convertido en agencias de colocación de empleos, lo que trae como consecuencia que su esencia, la del trabajo político, sea supeditada a las grillas internas. Al final estamos hablando de empleos con todo y salario.

La relevancia de la determinación del INE es que se pueda convertir en referente para la actividad política en su conjunto. Hace algunos meses el INE recalcaba la importancia que tenía la obra, se hablaba de que era casi imprescindible. Sin embargo, ante una nueva realidad, ya se vio que con sensibilidad y un nuevo diseño de los escenarios las cosas pueden ser vistas de otra forma.

Si pensar de manera diferente la asignación de los presupuestos a los partidos solo se ve como parte de una crisis, se pierde de vista lo que está pasando en la sociedad y todo al final será visto como vil oportunismo.

La desconfianza en la política y en los partidos nos ha salido carísima. Reducir los dineros tratando de quedar bien para que en cuanto aparezca una coyuntura favorable de nuevo se incrementen no va a servir de nada.

El tema cae en dos áreas, los altos costos de la democracia y el modelo bajo el cual está construida. En el camino están también la falta de profesionalismo, la incapacidad de los gobernantes y el que los ciudadanos no terminan por ver y sentir los beneficios de la democracia.

¿Por qué es importante la decisión del INE? Porque queda demostrado que con todo y que la suspensión de la obra pueda limitar el desarrollo de algunas áreas, está claro que se puede trabajar sin demérito de los objetivos del INE.

La coyuntura debe hacer que miremos otras ventanillas de la política. La que merece mayor atención es la actitud y en esto los partidos políticos son los más obligados. Si le creemos con reservas al sector privado y al gobierno que están tratando de hacer más con menos, los partidos son obligadamente los siguientes en la lista. Éstos debieran atender la crisis como oportunidad y verse en el espejo, aunque, como suele suceder en el país, los problemas siempre se ven ajenos, nunca como propios.

RESQUICIOS
Así lo dijeron ayer: En una palabra, las soluciones propuestas por Trump son ridículas. No le importa o no aprecia que sus extensas posesiones de negocios plantean serios problemas legales: Los Angeles Times.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 8:30 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de Ultra Noticias, que se transmite en vivo al interior de la república. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.