Trump ya ganó

Ya nada impedirá que Donald Trump sea el próximo presidente de Estados Unidos. Ayer, el Colegio Electoral avaló la elección y el resultado del pasado 8 de noviembre. El millonario superó los 270 delegados que requería para ganar la elección. Ahora, el 6 de enero se hará oficial su victoria y el 20 de enero tomará posesión como presidente.

Ya bajo las reglas del sistema electoral estadounidense no cuenta que Hillary Clinton haya superado a Trump por cerca de tres millones de votos directos. Bajo la política de hechos consumados ya no hay vuelta, ganó Trump.

El próximo presidente ya empieza a actuar como tal, mientras que Barack Obama se va haciendo a un lado y solo aparece para encender el árbol de Navidad de la Casa Blanca, o para que se le vea en sesión de fotografías en las que presuntamente figuras de nieve lo acosan.

Lo que viene ahora ya no tiene camino de regreso. Donald Trump no ha engañado a nadie. Si no puede cumplir con lo que prometió y amenazó hacer no se va a deber a que se haya moderado, la cuestión es que no tiene capacidad de maniobra. No solo es lo que pasa en su país, es también por la relación que guarda EE. UU. con el mundo y, particularmente, con México.

La relación de EE. UU. con el orbe tiene muchas condicionantes y Trump no puede romper los precarios equilibrios ni puede poner en juego el hecho de que EE. UU. es el país más poderoso del planeta.

Todo está muy revuelto como para que una ocurrencia de Trump eche a andar más demonios. Lo que pasó ayer en Turquía y en Alemania pone a prueba a Trump, a pesar de que todavía no toma posesión.

¿Cuál va a ser su reacción con estos países y de paso con Rusia? No va a ser suficiente la solidaridad. Lo que está en este momento en medio de todo es Siria, sobre todo Alepo. Antes de sentarse en la silla del salón oval va a tener que atender este asunto que ya pinta para ser mucho mayor. No basta con que impugne.

El rol de EE. UU. en la zona es activo y la posición del gobierno de Obama durante estos ocho años ha sido claramente definida. Ha sido proactiva y está enfrentado con Rusia.

Lo que es un hecho es que Trump puede y va a hacer muchas cosas que prometió y visualiza, no tenga duda de ello. Dentro de lo que trae en la mira está el tema migratorio. La vehemencia de su discurso quizá no le ha permitido tener un diagnóstico claro y preciso de lo que está pasando con la migración, en particular con la mexicana.

Obama se encargó de hacerle la tarea a Trump. Las expulsiones que el todavía inquilino de la Casa Blanca ha llevado a cabo en su administración, numéricamente hablando, son las mayores de la historia en la relación bilateral. Obama hizo lo que ni los Bush padre e hijo hicieron.

Alargar el muro no tiene mucho sentido, sin pasar por alto que ya está construido buena parte de él. La migración mexicana ha disminuido: hoy son más los que regresan que los que se van. A esto sumemos que a la intensa migración centroamericana de Honduras, El Salvador y Guatemala le cuesta cada vez más trabajo llegar a EE. UU. Nuestro país ha puesto su parte al cerrar la frontera sur, lo cual no deja de agradecer el gobierno de Obama cada vez que puede.

No es que la migración haya desaparecido o esté en vías de ello. Lo que pasa es que hoy se manifiesta de otra forma, lo que está llevando a que el alargamiento del muro termine por ser un gasto inútil.

Ya está llegando el tiempo de Trump. Técnicamente ya la libró porque las presentaciones de inconformidades legales no han procedido por más que mucha gente esté enojada en las calles.

El cuestionamiento serio debe ir dirigido al sistema electoral estadounidense. Es un sinsentido que una candidata le lleve tres millones de votos a su adversario y pierda.

RESQUICIOS
Así nos lo dijeron ayer:

• Llaman la atención la frialdad y la facilidad con que el asesino entró y pudo matar al embajador ruso. El atentado está directamente relacionado con la crisis en Siria, e indirectamente con la elección en EE. UU. y el desalojo de Alepo: Dejan Mihailovic. ITESM.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.