“Cuernabaches”

Haya sido una ocurrencia la postulación de Cuauhtémoc Blanco a la alcaldía de Cuernavaca, un oportunismo político o la búsqueda de un partido para no salirse del presupuesto, lo cierto es que el hecho pronosticaba dos escenarios: que tenía posibilidades reales de ganar y que lo que se venía, en caso de que así fuera, sería un auténtico enigma.

Las dos cosas se cumplieron puntualmente. Cuauhtémoc ganó y Cuernavaca está metido en un lío del cual no se ve cómo vaya a salir. Algo hoy es evidente: no existen condiciones para que se arregle a través de la negociación, todo está en el rompimiento como presunta solución. En Cuernavaca todo ha sido una comedia de errores y horrores. La postulación no tenía sentido de no ser por el oportunismo ruin de muchos. Cuauhtémoc ganó con el voto popular, pero su postulación estaba rodeada de irregularidades de todo tipo.

Los aparatos de justicia electoral y los propios partidos fueron poco escrupulosos en su registro, lo menospreciaron. De entrada no existía un documento que pudiera asentar que tenía una residencia de al menos diez años en la entidad, como marca la ley.

Cuando voltearon la cara, Blanco era presidente municipal y en el tiempo que lleva al frente de la alcaldía ya se peleó con casi todos, empezando por el partido que lo postuló. A esto le siguen la confrontación con el gobernador, el oportunismo político de partidos que desde la Ciudad de México y el mismo Morelos le ven posibilidad ahora de ser gobernador, y el descuido lamentable hacia la ciudad.

Como dicen en Cuernavaca: hemos regresado a los tiempos de “Cuernabaches”, de la inseguridad y de los problemas con la recolección de basura, entre muchos otros. Cuauhtémoc no sabe ni para dónde jalar. Se la ha pasado en medio de broncas y no se distingue por la habilidad para gobernar.

La postulación y el triunfo de Cuauhtémoc ponen de nuevo en la mesa el tema del hartazgo de la sociedad, la cual reacciona votando a personajes públicos como si esto fuera una salida; reiteramos, es una acción ante el hartazgo.

Los resultados están a la vista. No se puede gobernar solamente con actos de buena fe o bajo el “yo sí soy uno de ellos”, en referencia a los ciudadanos. En un hecho inusitado e incomprensible Cuauhtémoc se declaró en huelga de hambre en el atrio de la Catedral, asegura: “El obispo me ofreció su casa”. Dijo que suspendería la huelga en caso de que se levantara el mando único.

La mañana de ayer terminó la efímera huelga no tanto porque se haya movido al mando único, sino porque, a decir de su gente, la SCJN declaró la “suspensión” del juicio político en contra del alcalde. Como sea, todo parece indicar que es cuestión de tiempo para que Blanco sea destituido, penden sobre él acusaciones serias si nos atenemos al marco institucional. Para enfrentarlas no tendrá de otra que dejar la presidencia municipal.

En el fondo prevalecen dos hechos: por una parte están las irregularidades que han acompañado a Blanco, y por el otro está la despiadada y férrea batalla por la gubernatura en las elecciones del 2018.

El Cuau era menospreciado y hasta visto como personaje menor. Hoy con el oportunismo como telón de fondo surgen todos los que de la noche a la mañana ven a Blanco con posibilidades, incluso apareció el muy movido rector de la UAEM.

Cuernavaca va a vivir dos largos años con Cuauhtémoc o sin él. Lo que prevalece es una lucha intestina por el poder. Cuernavaca va a seguir como “Cuernabaches”, lo cual es una gran metáfora de lo que viven sus habitantes.

RESQUICIOS
Así nos lo dijeron el viernes:

• La gente está harta y por eso actuó como lo hizo en San Miguel Totolapan. El Tequilero formaba parte de La Familia Michoacana. Se ha dedicado a extorsionar a la población, no se pelea con los cárteles ni se mete con ellos. El movimiento contra El Tequilero es de vecinos que se definen como un movimiento por la paz que quieren que se acabe la violencia: Juan Angulo, director general, El Sur de Guerrero.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.