El PRI y la cuenta

El fin de semana el presidente le recordó al PRI quién gobierna y quién decide. Peña Nieto acomodó el partido a su gusto, nombró nuevos consejeros y mandó claro mensaje a la usanza de Reyes Heroles a los suspirantes al 2018: primero el programa y después el candidato.

La mayoría de los nuevos consejeros son integrantes de su gabinete. Apareció incluso Humberto Moreira, del que se podrá decir que no se le han comprobado las acusaciones en su contra; sin embargo, no hay forma de cambiarle la imagen al coahuilense y a quien le van a cobrar la cuenta por ello es al PRI.

Para el 2018 ya se establecieron las reglas, nadie se mueve hasta que el primer priista de la nación lo decida. Al PRI le sigue urgiendo la autocrítica, lo que incluye el papel que ha desempeñado el presidente en estos cuatro años.

La crítica sobre los temas de corrupción debe pasar por Los Pinos y no solo por los gobiernos de los estados. A pesar de que algunos temas en la materia en que se ha señalado a la Presidencia hayan sido supuestamente superados, es evidente que han dejado huellas y consecuencias, las cuales rodean la vida y la imagen presidenciales.

El PRI está dejando todo en manos del presidente en tiempos en que sus niveles de popularidad están en la etapa más baja del sexenio. Las derrotas priistas del 5 de junio tienen que ver con las gestiones locales y con la elección de candidatos, pero también pasan por la imagen del presidente.

No hay manera de que al PRI no le vayan a pasar la cuenta de lo que ha hecho en lo federal y lo estatal. Algo se dejó ver en las elecciones pasadas, a lo que se suma el mentado ánimo social.

Es cierto que existe una tendencia a magnificar las cosas, pero lo que está claro es que el gobierno está siendo sistemáticamente criticado y fustigado no solamente por sus habituales críticos. Se ha creado una idea de que el gobierno está metido en un gran lío del cual no hay cómo salir.

El presidente, suponemos, es consciente de ello. No es casual que él mismo insista en que no gobierna en función de la popularidad. Bajo el escenario en el que está el país no se ve factible que algunas de las reformas vayan a ser ocasión de que mejoren los niveles de vida del grueso de la población.

El presidente al inicio del sexenio se veía sensible y de rápida actuación. La prueba la constituyeron hechos que indignaron y alteraron a la opinión pública, como fue #LadyProfeco y Conagua; hoy queda la impresión de que se ha optado por no atender o de plano dejar pasar.

Ejemplo de ello puede ser lo que sucedió en la comparecencia del titular de Sedesol, Luis Miranda. El presidente está en una oportunidad para que se le vea sensible, atento y decidido. Las respuestas a las preguntas que le hizo la diputada por Morena Araceli Damián, por cierto destacada académica, estuvieron cargadas de una imprudencia e intolerancia y por momentos de un desconocimiento del tema que no le puede pasar por alto al presidente, por más que sea uno de sus muy cercanos.

Todos estos escenarios se han ido enquistando en la sociedad y va a ser muy difícil revertirlos. El PRI quizá termine por cargar al presidente lo que ya se augura como derrota posible en el 18, con todo lo que esto le va a arrojar. Quizá no todos los priistas vieron el domingo como si fuera fiesta. Saben lo que les viene y saben que en política de que se pasa la cuenta se pasa.

RESQUICIOS
Así nos lo dijeron ayer:

Estamos ante un gran maniqueísmo, Fidel Castro despierta pasiones de todo tipo. La revolución se desgastó ante la falta de procesos de renovación. Hay mucha hipocresía fuera de Cuba responsabilizándola de cosas que no hizo; la crisis de los misiles por ejemplo. Se pasó por alto a dictadores con quienes EU y otras potencias tenían negociaciones: Dejan Mihailovic, académico Itesm.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.