Felipe Flores, el operador

El exsecretario de Seguridad de Iguala se la pasó escondido poco más de dos años para que no lo metieran a la cárcel, pero sobre todo para que no se viera obligado a contar lo que hizo y todo lo que sabe.

Felipe Flores tenía una posición estratégica que le permitió ver en primera fila lo que pasó la noche que le cambió la cara al país. Sabe lo que sucedió porque le ordenaron qué hacer, ya sea la delincuencia organizada o las autoridades, y porque decidió qué hacer.

Fue un actor central debido al cargo que ostentaba. Las versiones lo colocan en el centro: la de los estudiantes que salvaron esa noche sus vidas, la de los detenidos, la de los policías municipales y la de los ministerios públicos, entre otros.

Felipe Flores cumplió órdenes sin preguntarse por ellas, a lo que se suma lo que hizo por iniciativa propia. La mayoría de las versiones lo ubica como uno de los ejes estratégicos, un puente, de la simbiosis entre autoridades y Guerreros Unidos.

Si bien al extitular de Seguridad Pública habrá que preguntarle fundamentalmente por su papel en la noche en que fueron secuestrados los estudiantes, también es necesario conocer cuál fue su desempeño como encargado de la seguridad en Iguala. Saberlo permitirá tener más elementos para explicarse y entender por qué tanta violencia e impunidad.

En el imaginario colectivo existe la idea de que con la detención de Felipe Flores quizá se pueda cerrar el caso. Es un personaje que si no tiene la historia completa sí tiene un alto conocimiento de la misma.

Sin embargo, no necesariamente la detención nos lleve a saberlo todo. Un hombre acorralado como Flores es capaz de contar cualquier cosa sin importar si es verdad o mentira. Lleva dos años corriendo por su vida en los campos de amapola de Guerrero, “en donde nadie se atreve a entrar”.

El interrogatorio es, como en cualquier proceso, pieza clave. La tortura y la intimidación violando derechos humanos pueden llevar a que Flores termine por denunciar irregularidades al debido proceso. No vaya a ser que después de ser señalado bajo testimonios claros en su contra terminemos por verlo caminar por las calles de Iguala como si no hubiera hecho nada.

Difundir los interrogatorios es un asunto que tiene que ponderarse desde la perspectiva legal. Felipe Flores tiene el derecho a impedir que se revelen sus testimonios mientras estén bajo reserva de ley.

Sin embargo, en el desarrollo del juicio entran ya en el terreno de lo público; es en este ámbito en donde se podría conocer lo que declaró. Ni los padres de familia de los 43 estudiantes desaparecidos ni sus representantes tienen atribuciones para interrogar a uno de los presuntos responsables.

No todo lo que diga Felipe Flores es cierto, por más que sus declaraciones terminen en ocho columnas o sean eje de investigaciones periodísticas sacadas de las actas del caso. Habrá que esperar el desarrollo del juicio y la respectiva sentencia.

Lo que es un hecho es que a lo largo de esta dolorosa y brutal tragedia, la detención de Felipe Flores es un paso realmente importante. Es una pieza que puede terminar por definir el caso y el destino del mismo. La forma y el fondo en que se lleve al pariente de Abarca definirán la posibilidad de conocer qué pasó en la “noche más triste”.

Es un momento que puede esclarecer y generar credibilidad. Es un momento para el país y para el gobierno. Es una oportunidad para que quizá se vislumbren rasgos de reconciliación.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

No es lo mismo un alza en los precios y en la inflación en los sectores populares que en otros sectores. La tendencia en los precios hace pronosticar una inflación de 3.2%. El peso se está recuperando, pero recordemos que el año pasado cerró en 17.80, hoy está en 18.80. El cierre del año será muy complejo. La inflación para el año que viene, según el BdeM, podría estar en 3.7%: José Manuel Martínez, editor general CNN Expansión.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 8:30 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de Ultra Noticias, que se transmite en vivo al interior de la república. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.