Solicitudes congeladas

La migración lleva años tomando nuevos rumbos. Según un estudio del PEW, ésta se ha reducido y hoy son más los casos de paisanos que regresan al país que los de aquellos que salen.

Las causas no necesariamente están aparejadas con una supuesta mejoría de la economía mexicana. Uno de los motivos centrales son las dificultades cada vez mayores, al grado de exponer la vida, en los intentos por llegar a EE. UU.

Otra razón igual de importante es que bajo la administración de Barack Obama se ha intensificado, como nunca antes, una ruda política de deportaciones, la cual ni en los tiempos de George Bush hijo fue tan severa.

En los últimos ocho años EE. UU. ha buscado migrantes por doquier para expulsarlos. El número ha crecido de manera exponencial y, como suele suceder, las cifras negras pueden incrementarlo. Se calcula que entre 2014 y julio del 2016 se detuvo en la Unión Americana a 425 mil 58 personas (Fundar, Casa del Migrante Frontera con Justicia, de Coahuila).

El gobierno mexicano ha jugado un papel central en todo esto. Desde 2014, EE. UU. le otorgó dinero para que incrementara la vigilancia en las dos fronteras; ha terminado por hacer, en algún sentido, el trabajo sucio para EE. UU. Nuestro país se concentró en la vigilancia y en las deportaciones, lo que ha provocado que los migrantes busquen nuevas rutas que llevan a nuevos y altos riesgos.

Las nuevas manifestaciones migratorias están teniendo a México ya no como país de paso, sino también de destino. El caso de Chiapas es por ahora el mejor ejemplo de ello. Muchos migrantes centroamericanos, léase de países como Honduras, El Salvador y Guatemala, han optado por emplearse en comercios o pequeñas fábricas que han surgido en el sur del país ante el fenómeno migratorio.

Diversos empresarios han establecido negocios a sabiendas de que tienen mano de obra. Uno de los problemas ha sido la convivencia de los migrantes con la población local. Sin embargo, varios empresarios nos dicen que se ha ido superando el proceso inicial y que las cosas van, en lo general, caminando.

Un fenómeno relativamente nuevo tiene que ver con la intensificación de la violencia que se vive en Honduras, El Salvador y Guatemala. Las pandillas locales obligan a los jóvenes a integrarse a ellas y en caso de no hacerlo no sólo ellos sino también sus familias son amenazadas.

Nos dice Javier Martínez Hernández, coordinador del Área Protección de Casa del Migrante en Saltillo, que son los propios padres quienes piden a sus hijos dejar sus casas e irse antes de que sean asesinados o que no les quede de otra que entrar a las pandillas.

Para Javier Martínez los problemas más serios y graves los provoca el Instituto Nacional de Migración, INM. Ante la solicitud de refugio lo que hace es congelar los procesos haciendo a un lado los derechos que tienen los migrantes, a los que trata como si fueran ciudadanos de segunda.

Para que nos demos una idea del tamaño del problema que tenemos y que se nos viene son las cifras en materia de refugiados: se calcula que están en trámite 15 mil solicitudes de refugio, actualmente el número de refugiados alcanza los 4 mil y a final de año debe estar en los 7 mil.

Si el gobierno quiere asumir el reto histórico en defensa de migrantes y refugiados debe revisar sus políticas internas. El dinero de Washington está envenenando el entorno y el INM debe analizar con seriedad las peticiones de refugio y no congelarlas, como lo ha venido haciendo.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

A la marcha del sábado cuando mucho asistieron 40 mil personas, y no 400 mil, esto es exageradísimo. Fue la marcha más importante desde los cristeros. Lo relevante fueron la legitimización de la derecha y la aparición oficial del Yunque. Es una derecha que salió del clóset con el aval del Episcopado y apunta al 2018. No está para perderse de vista la aparición de grupos neonazis: Bernardo Barranco, sociólogo, especialista en religiones.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 8:30 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de Ultra Noticias, que se transmite en vivo al interior de la república. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.