Michoacán, retroceso y avance

En Michoacán se ha dado una larga batalla en la búsqueda de la paz. Se ha avanzado, pero hay zonas en donde los equilibrios están sostenidos con alfileres. Al estado se le puede aplicar aquello de que no porque no se hable de él, como acontecía hace poco tiempo, quiere decir que está en otra etapa.

El meollo está en que no se ha logrado atenuar el narcotráfico. El problema de fondo nunca se resuelve, de lo que se trata es de focalizarlo y aislarlo.

Es probable que no se hayan hecho las tareas básicas. En algunos municipios se trabajó bien y hay resultados, pero en otros las cosas siguen igual o peor. Los casos de La Ruana y Buenavista, en Tierra Caliente, son ejemplo de cómo se vive bajo el temor de la violencia, producto del narco y la ley de la selva.

Hace algunos días nos decía el fundador de las autodefensas en La Ruana, Hipólito Mora, que la gente en la zona ha optado por el silencio y que los grupos delincuenciales han armado a jóvenes pobres, los cuales, en la mayoría de los casos, no son del estado. Les entregan autos robados, o ellos mismos se los roban y les dan un poco de droga.

Al final, lo que está pasando, en medio de la ley de la selva, nos dice Hipólito, es que se están peleando y matando entre ellos. La gente es sólo testigo de lo que sucede en sus calles, no asoma la cabeza y se queda en sus casas. Prefiere no ver ni saber qué ocurre aunque inevitablemente escuche las balas.

El proceso de desarme-rearme y luego de nuevo desarme resultó confuso y no necesariamente terminó con un buen balance. En muchos casos para lo que sirvió fue para que los narcos que estaban siendo perseguidos tuvieran la oportunidad de legalizar sus armas, al hacerse pasar por autodefensas.

Lo que sucedió fue que al infiltrarse los narcos entre las autodefensas se les permitió oficialmente andar armados, lo que llevó a enfrentamientos dolorosos y cruentos. La guerra entre las autodefensas y los narcos se formalizó debido a que el gobierno, con su indiscriminada decisión, la legitimó.

Nada de esto le pasa de largo al gobernador del estado. Durante su campaña denunció los hechos, además de que ha sostenido largas conversaciones con dirigentes de las autodefensas. ¿Hasta dónde da su capacidad de maniobra?

Al ser un asunto del orden federal, Silvano Aureoles está supeditado a las decisiones del “centro”, con todo y que en Michoacán se ha instrumentado el mando único. Con lo que tiene el gobernador a la mano no se ve cómo pueda enfrentar el problema, en particular en Tierra Caliente.

En Michoacán están tratando de que la vida sea distinta. No hay que escatimar lo que se está haciendo y avanzando. Sin embargo, los riesgos aparecen en cualquier momento porque algunos problemas están enquistados bajo lo que se ha convertido en una forma de vida, la corrupción y la impunidad.

El secuestro del sacerdote José Alfredo López Guillén es uno más de los que se presentan en el estado. El que se haya perpetrado en contra de una persona conocida, como señalábamos ayer, provoca que llame poderosamente la atención.

Las cifras negras se asegura que son significativas. Los grupos que secuestran forman parte de bandas y cárteles que tratan de ganar la plaza y que están enquistados en algunos municipios michoacanos.

Michoacán sigue con una buena cantidad de pendientes. Cuando se vienen secuestros o enfrentamientos da la impresión de que se tiene que empezar de cero, pero ya no es así. La herencia del comisionado, o virrey, como le dicen en la entidad, tuvo pocas luces y muchas sombras, y éstas son algunas de las causas que tienen en serios apuros al estado.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

*Los debates pueden jugar en favor de Hillary Clinton. Si la demócrata no logra superar a Trump puede perder la elección, puede estar ante su última gran oportunidad. Clinton no ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, se mueve sólo bajo el libreto: Eileen Truax, periodista.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 8:30 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de Ultra Noticias, que se transmite en vivo al interior de la república. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.