La hora de los matrimonios igualitarios

No se ve cómo puedan establecerse acuerdos sobre los matrimonios igualitarios. Las posiciones parten de concepciones de la vida totalmente diferentes. Los matrimonios de personas del mismo sexo son rechazados por la iglesias, señaladamente la católica y la evangelista.

El fin de semana vimos una especie de round de sombra de lo que viene en las próximas semanas. Quienes se oponen a los matrimonios de personas del mismo sexo se manifestaron en diferentes ciudades del país. Algunos hablan de un millón de personas, otros aseguran que fueron cerca de 500 mil.

La Iglesia católica ha jugado un papel destacado en el proceso de oposición a los matrimonios igualitarios. Algunos sacerdotes se mueven con un doble discurso: por un lado dicen que se mantienen al margen, apoyan, pero no convocan, y por otro lado desarrollan un gran activismo, como se vio el sábado.

Las reacciones de algunos prelados han sido incluso groseras contra el Presidente, recordemos aquello de “ha de querer su gavioto”, nadie al interior de la Iglesia ofreció una disculpa. Lo pasaron de largo y paradójicamente el propio gobierno hizo mutis.

No va a ser fácil que se llegue a acuerdos porque se parte de concepciones de la vida diametralmente opuestas. Cuando las discusiones son de índole religioso se entra en terrenos de enorme subjetividad. Es hablar de la concepción de la vida. Es hablar de fe y creencia religiosas en donde habrá quien crea y quien no crea.

Es hablar del sentido y la concepción de la vida. Lo que es un hecho es que no estamos ante una especie de fenómeno de moda o ante un tema intempestivo. El homosexualismo corre a la par de la historia de la humanidad, negarlo es ir contra corriente de la historia de la humanidad. No es un tema que nos haya aparecido por ocurrencias o moda en el siglo XXI.

La gran clave es cómo enfrentarlo con diferencias tan marcadas a sabiendas que tarde que temprano va a ser inevitable abordarlo, como sucede en muchas partes del mundo, insistimos no es una ocurrencia ni es una moda.

Para poder echar a andar la compleja y controvertida discusión es fundamental partir de dos variables: libertad y derechos humanos.

Sobre estos dos elementos se puede dar el punto de partida de la discusión. No se puede partir de aspectos religiosos porque entramos inevitablemente en una discusión abiertamente subjetiva, habrá quien sea religioso y habrá quien no lo sea, ni lo uno ni lo otro hacen más o menos a las personas.

El tema está a debate pero todo parece indicar que se irá a la congeladora. Queda claro que el PRI se ha hecho a un lado, a pesar de que la propuesta fue para muchos un momento lúcido del presidente.

Para el PRD el tema se ha convertido en una asunto central. El senador Miguel Barbosa hizo la semana pasada una propuesta, la cual quiere introducir en este mismo periodo de sesiones. Está tratando de convencer a varios priistas que antes que los llevaran a la “disciplina de partido” se habían manifestado en favor de los matrimonios igualitarios.

Morena es una encrucijada. Mientras algunos de sus integrantes se han manifestado abiertamente a favor de los matrimonios igualitarios, su líder se la ha pasado entre evadiendo el tema y la teoría de que es un distractor y que no es “momento para discutirlo”, argumento similar al que expreso días después Emilio Gamboa, del PRI.

No queda claro qué viene. Lo importante es que se eche a andar el debate con respeto sobre dos variables que le dan sentido a la condición humana: derechos humanos y libertad; es un saque que debe generar consensos en un tema que se reconoce de enorme complejidad.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

* Las protestas de los deportistas al escuchar el himnos de EE. UU. se han convertido en hechos significativos. A pesar de que los medios de comunicación los quieran esconder y minimizar. La reacción de Obama es tímida, pero es algo.
James Petras. Sociólogo estadounidense.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 8:30 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de Ultra Noticias, que se transmite en vivo al interior de la república. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.