Entre papeles y premios panameños

Panamá.- Esta noche se entrega el XX Premio Nacional de Periodismo de Panamá. No ha sido fácil la decisión del jurado, del cual somos parte, porque los y las periodistas panameños han desarrollado a lo largo del último año trabajos acuciosos, oportunos y atractivos, y en diversos casos han denunciado a través de sus medios actos de corrupción oficiales y del sector privado.

Los papeles de Panamá y las denuncias de corrupción en contra de uno de los empresarios más ricos del país, dueño de medios de comunicación, tiendas en aeropuertos y presuntamente implicado en apoyo a grupos terroristas en el mundo, todavía no han sido abordados por los periodistas locales.

Es cuestión de tiempo para que le entren de lleno a estos asuntos que tienen severamente sacudida a Panamá. Esta semana ha sido muy difícil para el país. Le decíamos ayer que aquí existe la creencia y convicción de que se quiere castigar al país con la difusión de los multicitados papeles.

Existen criterios básicos, podríamos decir metodologías, que permita tomar las mejores decisiones en una premiación, no exentas de subjetividad. Lo importante es que se aliente el trabajo periodístico y se le pueda otorgar con ello una amplia difusión.

Se trata de mandar mensajes que impulsen metodología, la ética, la libertad, la pluralidad y la elección temática. Se debe premiar el compromiso más que la militancia y exigir que todos los partícipes de la información sean parte integral del cuerpo de la nota.

Se reconoce el trabajo a pesar de que en ocasiones los dueños de los medios se lavan la cara con los periodistas. A veces se les echa por lo que hacen y en otros casos se suben al carrito alegórico con ellos y ellas.

En Panamá está pasando algo como esto. Algunos medios de comunicación están bajo procesos complejos e inquietantes. Están siendo cuestionados y señalados con base en acusaciones serias y graves hacia sus dueños.

¿Cuál es el criterio que debe prevalecer? ¿Se debe premiar sin importar el medio? Parece obvia la respuesta pero no lo es. El dueño del medio puede usar el reconocimiento para justificarse y ubicarlo en su beneficio, o quizá detrás del reportaje que se reconoce pudieran estar la mano y los intereses del dueño llevándose en el camino al periodista con su trabajo, su capacidad y hasta sus convicciones profesionales.

América Latina tiene muchos casos de estos. Colegas, particularmente de Colombia y por supuesto que también nuestra terca realidad nacional, confirman el largo y sinuoso camino que deben recorrer muchos periodistas. A esto se suma la violencia, la impunidad, la delincuencia organizada, los caciques y los gobiernos locales.

En Panamá no se llega a estos escenarios. Sin embargo, ya se señalan a algunos medios locales. Por ello en la entrega de premio esta noche el jurado internacional, a través de la presidenta del mismo Soledad Alvear excanciller de Chile, se leerán algunas reflexiones que buscan allanar caminos y establecer condiciones para el desarrollo del oficio. Le presentamos dos de los puntos que dan idea del espíritu del texto en los aquí abajo.

RESQUICIOS

* El Jurado precisa que si bien el periodismo se ejerce en buena medida, aunque no exclusivamente, en medios de comunicación cuyos propietarios tienen intereses en otros negocios que nada tienen que ver con la prensa, los premios otorgados se relacionan exclusivamente con la tarea concreta de los periodistas que han postulado para este concurso.
* El ejercicio del periodismo en América Latina está atravesando circunstancias en ocasiones muy complejas, derivadas de presiones de gobiernos, crimen organizado y otros poderes fácticos. Conscientes de ello, el Jurado se solidariza con los periodistas que viven y han vivido situaciones que les han impedido el ejercicio cabal de su profesión, lo cual afecta la libertad de expresión de los reporteros y la capacidad del público de acceder a información que es de su interés directo.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 8:30 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de Ultra Noticias, que se transmite en vivo al interior de la república. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.