El espíritu de venganza

Si de algo padece la justicia es de credibilidad, lo cual lleva a las acciones extremas. Un caso más ejemplificativo son los grupos de autodefensa michoacanos. Su surgimiento tiene que ver con la ausencia de autoridad y con su complicidad con la delincuencia organizada.

La reacción es un acto de sobrevivencia y también, en el consciente o inconsciente, intentos de venganza. Mientras la justicia no cumpla con su responsabilidad nos vamos a encontrar con acciones ciudadanas que rompan el Estado de derecho. Habrá quien encuentre que existen justificaciones y por ello se presenta la justicia por propia mano.

En las largas conversaciones con el fundador de las autodefensas michoacanas, Hipólito Mora, la constante ha sido “las autoridades nos obligaron a tomar las armas”. Los ciudadanos desprotegidos, alejados de los gobiernos y los gobiernos alejados de ellos, geográficamente distantes de centros de poder político, municipal, estatal y federal, recurren a las armas como salida extrema.

Las autodefensas son la reacción ciudadana más radical ante la ausencia de justicia, autoridad e impunidad. La incapacidad del gobierno permitió que se armaran todos los grupos, lo que provocó que muchos delincuentes se infiltraran entre ellas.

Buena parte de los enfrentamientos en Michoacán son por las decisiones del gobierno federal, tomadas por quien hoy dirige la CONADE.

Ha permeado lo que podríamos definir como espíritu de las autodefensas. No se toman las armas pero se trata de hacer justicia por propia mano. El hartazgo ciudadano está llevando a reacciones hasta ahora inéditas. Puede no actuarse directamente pero se van incubando odios, enojos, deseos de venganza, y pensamientos que en otro tiempo eran impensables.

Nos decía Edgar Cortés sobre la tortura a la joven mujer en Ajuchitlán, Guerrero, por parte de soldados y policías federales, que el hecho de que se haya grabado lo que estaba pasando puede ser visto como un “trofeo” o un acto de venganza en honor a compañeros que han muerto en enfrentamientos con la delincuencia organizada.

El espíritu de venganza y la justicia por propia mano puede estar pasando también por las propias autoridades. La justicia no da y por ello se decide actuar bajo la máxima de hacer justicia por propia mano.

Se sabe que los delincuentes pueden salir de la cárcel o desde el penal seguir delinquiendo, o pueden verse “beneficiados” por el “maldito” debido proceso, como le pasó a Nelson Vargas con uno de los secuestradores de su hija Silvia. La sentencia del secuestrador era de 34 años, la cual fue rebajada a 9, el delincuente anda de nuevo en la calle.

El galimatías es mayúsculo. No hay cómo salir porque si algo prevalece es la incredulidad, la cual no es casual ni inventada. Las reacciones que insinúan que la mujer torturada de alguna manera se lo merecía porque ella hacía lo mismo es irracional.

Actuar como lo hace la delincuencia es ser como la delincuencia. No está fácil salir del lío. Se requiere de serenidad y de que sea la propia autoridad la primera que respete los derechos humanos y el Estado de derecho. Somos un país al que le cuesta cumplir con el mandato de las leyes en todos los ámbitos. La autoridad va mano y son un referente ciudadano. Los odios, el sentido de venganza, la impotencia y la impunidad que se ha incubado forma parte de un todo en donde los devaneos de la justicia son una de las grandes claves de su razón de ser.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

Reconocemos el mensaje del presidente en la ONU. Se ofrece un compromiso de Estado para cambiar la visión de las cosas. Su planteamiento es humanista y puede enfrentar posiciones conservadoras que lo rechacen. Hoy por ningún motivo Peña Nieto puede negarse a la regulación, lo contario es, entre otras cosas, decirle sí a las alternativas de producción de nuevas drogas que invadirán el mercado.

Ernesto López Portillo V. Dir. INSYDE.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.