“La calentadita”

La crisis en materia de derechos humanos no solo pasa por la acción de las autoridades, pasa también por una forma de ser y concebir la justicia. No se toma en cuenta cómo se deben enfrentar en el marco del derecho los procesos. De lo que se trata es de llegar a algo que suponen es “verdad” a través de declaraciones sin importar cómo se obtienen.

La tergiversación de las cosas es de tal gravedad que confunde y se termina por impartir justicia a través de procesos en donde lo que menos importa son las leyes. La tortura ahoga e impide la justicia y paradójicamente es a través de ella que se habla de conocer la “verdad”.

Si todo se concentra en conseguir resultados sin importar cómo se alcanza, la justicia pasa a segundo plano. El multicitado caso de Florence Cassez es una prueba de ello. La lamentable acción de las autoridades al llevar a cabo una puesta en escena cuando la detuvieron y en general el intento de hacerla ver culpable sin importar los métodos y los procesos legales, llevaron a la liberación de Cassez. Al final no quedó claro si era parte de la banda de secuestradores en medio de un gran lío diplomático entre México y Francia.

Podríamos estar en rumbo hacia un problema similar pero de mayores consecuencias. Si las declaraciones de los presuntos responsables de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa fueron sacadas a través de torturas, como se ha filtrado, la investigación será severamente cuestionada más allá de lo que ya es.

Se argumenta que si no es a través de una “calentadita” no hay manera de saber lo que pasó. La idea ha prevalecido en la mente y en la práctica de las autoridades a lo largo de muchos años. Las cosas llegan a tal extremo, que en ocasiones familiares de personas secuestradas o desaparecidas pueden llegar a “solicitarle” a las autoridades que actúen al límite, o sea tortura, para así recuperar a sus familiares o amigos.

La “solicitud” forma parte de un grito desesperado, pero es al mismo tiempo el reconocimiento de que la autoridades se valen regularmente de la tortura para conseguir lo que quieren o para inventar algún delito. Es una práctica que igual pasa por los terrenos de lo psicológico y de lo físico, como vimos hace unos días en un video que por razones previsibles se hizo viral.

El hecho ha puesto de nuevo el respeto a los derechos humanos como la gran asignatura pendiente del país. Las disculpas del titular de la Defensa y del titular de la CNS son atendibles y creíbles. Por las formas en que se establecen ciertos asuntos en la sociedad sus declaraciones son excepcionales e inéditas. No es común que desde el Ejército y la Policía Federal se reaccione de esta manera.

Se dio un paso adelante ante hechos contundentes, quizá tratando de frenar una opinión pública crítica y adversa que se veía venir, incluso Hilary Clinton desde su precampaña hizo un acuse de recibo.

Pareciera que motivos para violentar los derechos humanos sobran. El video hizo público algo que pensamos en privado. Estamos ante una práctica que no pareciera excepcional como ponderan las autoridades.
Mientras el respeto a los derechos humanos no cruce la vida, convicción y conciencia de las autoridades y también la de los ciudadanos, el tema seguirá siendo una de nuestras grandes y riesgosas asignaturas pendientes.

RESQUICIOS
Así nos dijeron ayer:
• En la investigación de la CNDH sí hay algo nuevo. A través de un “testigo limpio” encontramos que también participaron policías federales y de Huitzuco de Figueroa. La relación entre el GIEI y la CNDH es amistosa y cordial. La comisión mostró otra ruta de desaparición el 23 de julio. El jueves demostramos que esa ruta pasa por el puente El Chipote y probablemente por Huitzuco. Ante temas como incineración, basurero de Cocula y los dictámenes sobre la desaparición hemos dicho y lo repetimos: “que hable la ciencia”.

José Larrieta Carrasco. Titular de la oficina especial para el caso Iguala. CNDH.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.