Penales, un informe inobjetable

El informe de la CNDH sobre el estado de los penales pone de nuevo en la mesa el tema de los derechos humanos, y si se es que se puede hablar de una violación generalizada en la materia. A través de una profunda investigación la comisión consigna de manera fundamentada lo que a menudo se dice pero no necesariamente se puede demostrar.

Cuando se argumenta que la violación de los derechos en el país es generalizada se tiene a los penales como uno de los elementos clave para fundamentarlo. Es fácil entrar a la cárcel y se puede convertir en un imposible salir de ella.

No importa si se es culpable o no. Cuando se entra la vida cambia y cualquier detenido pasa por unas serie de situaciones que llevan a la ley de la selva. No se sabe quien gobierna el penal, pueden ser las autoridades en complicidad con los reos o pueden ser los mismos reos quienes someten a la autoridad.

Las cárceles son la visión más acabada que tenemos de la corrupción, la injusticia y la violación de los derechos humanos. Lo que hace el informe de la CNDH es evidenciar lo que se intuye, se sabe y a veces se dice. Los penales son uno de los elementos que han sido tomados como prueba para hablar de la violación generalizada en derechos humanos.

Se podrá decir que es una exageración porque las cosas en diversos estados no son como lo que sucede en Veracruz, Guerrero y Tamaulipas, por mencionar algunos. Algo hay de razón porque se dice que no se pueden comparar y para ello se habla de lo que pasa diariamente y plantea hacer un seguimiento de los medios de comunicación locales para comprobarlo.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que son diversas las variables que definen el estado de las cosas, algunas están a la vista y otras hay que investigarlas e ir tras ellas.

No están en la calle pero están en una detención irregular en cualquier esquina, basta con que se vea a alguien con tipo de “sospechoso”, como si fuera un concepto legal, para que inicie la pesadilla. De ahí viene la comparecencia ante el MP, y si le seguimos se pasa a la cárcel en donde todo puede pasar; todo depende a partir de ese momento si se tiene abogado y dinero.

Nuestros procesos de justicia y nuestros penales son dos de las variables que con razón nos meten en los terrenos de la violación de los derechos humanos. Es cierto que pudiera parecer para algunos una exageración hablar de una violación generalizada.

Sin embargo, no hay respuestas cuando se coloca en el centro a los procesos legales y a los penales. No hay cómo defenderse porque muchas de las violaciones están documentadas en el país y no han cambiado las cosas.

Habrá estados en que la vida sea en apariencia diferente pero los lados flacos surgen en el momento en que se entra en el túnel sin fin que tiene como protagonistas a la justicia y a los penales.

Son espacios en donde los derechos humanos son aleatorios o de plano no existen, sin perder de vista que son espacios que se definen como extensión de la vida cotidiana. Son una forma de ser de expresión de una sociedad. Está para leer a detalle el informe de la CNDH, es un espejo que no hay manera de evadir, tiene mucho de nosotros.

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

* Llegué invitado a Honduras por Berta Cáceres el primero de marzo, iba a estar unos días para impartir un taller. Esa noche Berta me dijo que me quedara a dormir en su casa, la cual está en las afueras de la ciudad. Era como la medianoche cuando escuche ruido y disparos, algunos de ellos en mi contra, se habían metido violentamente a mi cuarto. Todo pasó en segundos. De inmediato me comunique con amigos y conocidos en México y Honduras. Berta era una mujer extraordinaria, comprometida y querida, por su labor y por lo que representa exigimos justicia. Fue una pesadilla que se acentuó cuando no me dejaron salir del país.
Gustavo Castro. Activista. Dir. “Otros Mundos”.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.