Artículo 19

No se trata de que los periodistas vivan bajo un régimen de excepción. Tampoco se trata de que tengan mayores garantías en comparación con otros profesionistas. Queda claro que es un trabajo público que confronta, denuncia e informa sobre asuntos públicos e incluso privados, los cuales conllevan riesgos y que pueden generar consecuencias de toda índole.

El periodismo provoca por definición controversia. Una de las razones es que los hechos que aborda tienen diversas formas de verse, a pesar de que detrás de un trabajo periodístico se haya desarrollado una profunda investigación y que se haya tratado de incluir todas las voces.

Siempre existen en el trabajo periodístico las controversias, está en su esencia. Las cosas pueden ir desde que no se haya consultado o conversado con algún actor de la noticia, o que no se haya considerado alguna información que pueda resultar sustancial para la narración de la información, lo que llaman narrativa.

La gran clave está en cómo se dirimen las diferencias. En la reacción de quienes son sujetos de la noticia o del comentario. En el como quiénes de manera voluntaria o involuntaria participan de la información y hacen valer, en el desigual estado de derecho, sus puntos de vista y sus diferencias.

En el cómo se comportan y cuál es la forma y fondo en que actúan ante lo publicado o lo expresado.
Del otro lado está el ejercicio periodístico. Una de las principales críticas a los periodistas es que no hacemos la tarea debidamente y que todo se mueve en la comentocracia y en investigaciones parciales.

Se critica, a menudo con razón, que se buscan argumentos y personajes que llevan a lo que quiere el periodista con antelación pasando a segundo plano la investigación profunda.

Los periodistas nos la hemos pasado entre el deber ser y lo que al final cada quien interpreta de lo que debe ser su profesión. Lo cierto es que ejercer el periodismo bajo las reglas de un país como el nuestro se ha convertido en una actividad de altísimo riesgo.

Pareciera que para las estructuras del poder, -oficiales, empresariales, gremiales y por supuesto delincuenciales-, la reflexión, la crítica y el mínimo análisis simple y sencillamente no existen. Lo que existe es el si se está conmigo o contra mi, si me ayuda o me incomoda, si hablan bien o mal de mí.

No cuenta que la información esté fundamentada, que forme parte de un trabajo serio y profesional y que se haya desarrollada bajo los cánones que obliga el buen periodismo. Hacer bien las cosas no aparece en el análisis de aquellos que se ven afectados por el trabajo del periodismo serio y transparente.

Estas reflexiones sobre el papel del periodismo y de los periodistas vienen a cuento porque ayer Darío Ramírez presentó su último informe al frente de Artículo 19. Esta forma de ver la actividad periodística es una de las razones por las cuales trabajó este tiempo en favor de la organización, la cual ha adquirido la mayoría de edad. Los periodistas no estamos cohesionados pero en el límite está para todos Artículo 19.
Muchos y muchas colegas en el límite han tenido en la organización un espacio de sobrevivencia. ¡Gracias y salud Darío!

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

* El hoy no circula no sirve. Les dio por impedir que circularan un millón de autos y no cambiaron las cosas, revisen los niveles de contaminación. Lo que hace el cambio es el viento. Le andan echando la culpa a la Corte por avalar la libre circulación los sábados cuando el programa no servía. Dice Tania Müller que el millón de autos que ha dejado de circular suspende en 70% la contaminación, no es cierto no sabe del tema. La culpa es también de nosotros. Hay que bajarle el azufre a las gasolinas y, entre otras cosas, los taxis y en general el transporte público debe estar más controlado que los autos particulares.
Dr. Héctor Riveros Rotgé. Inst. Física UNAM, Miembro del SIN.

Posted on by Staff in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.