Tlatlaya, Ayotzinapa y la justicia…

Ante la justicia nos la pasamos en la disyuntiva, pero nunca pasamos por la certidumbre. No sabemos cuándo creerle y cuándo no. Los cambios a las leyes nos deberían de ofrecer una nueva cara de la justicia; sin embargo, está visto que el problema no es solo el hecho de que el camino para cambiar sea largo, sino que además es de enorme complejidad.


La impartición de la justicia está llena de claroscuros. Está cargada de corrupción. Quien sale bien librado en un caso, sea culpable o inocente, es quien tiene para pagar y meterse entre los jueces y los ministerios públicos. Una de las formas de corrupción mas socorridas es la que tiene que ver con la forma en que se arman los casos.


Basta con dejar pequeños resquicios en las sentencias o en la forma de presentar los casos para que los avezados abogados se cuelen, cambien las cosas y hagan de los culpables inocentes. Los cambios a las leyes debieran, al menos al mediano plazo, otorgarle al marco de la justicia caminos de certidumbre en donde la corrupción, la tortura, la complicidad entre autoridades y delincuentes se vaya erradicando por las nuevas leyes y por una genuina convicción.


Todo lo que pase con los temas que tienen que ver con la justicia a partir de las condiciones en que se desarrolla en el país genera incredulidad, duda y cuestionamientos.


La objetividad que debieran tener los casos de Tlatlaya Ayotzinapa enfrentan cuestionamientos porque por más que los gobernantes o los involucrados aseguren que acatarán lo que diga la justicia, y por ende los jueces, al final se presume que en la práctica es discrecional y es regularmente cuestionada.


No hay garantías de que por la forma en que se están desarrollando los procesos que llevarán a dictar sentencia sean confiables. Tiene razón el titular de la Defensa cuando dice que mientras no se dicte sentencia, la SEDENA no puede actuar. Tiene razón pero el problema real está en que el manto de desconfianza que define a la justicia puede llevar a serios cuestionamientos en estos lamentables casos.


El reto es mayúsculo con Tlatlaya y Ayotzinapa. La clave está en que se estén armando bien los casos, que no haya irregularidades ni tortura y que los jueces estén en libertad de dictar sentencia con información precisa, casi nada.

 

RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

* El informe del Depto. de Edo. de EE. UU. sobre DD. HH. en México está para atenderse. Sin embargo, ellos son también corresponsables por la venta de armas, entre otras cosas: Fernando Valadez, fundador del Colectivo contra la Tortura y la Impunidad.

Posted on by Javier Solórzano in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 8:30 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de Ultra Noticias, que se transmite en vivo al interior de la república. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.