La maleta de cine: Canadá

Un viaje alrededor del mundo, a través de las imágenes y los sonidos del cine…

0119CANADÁ

El Dulce Porvenir” (1997)
* título original “The Sweet Hereafter

Atom Egoyan

Por Javier Solórzano Casarin

La ganadora del Grand Prix del Festival de Cine de Cannes en 1997, es una de las obras dramáticas más agudas y provocadoras del cine contemporáneo.


El director canadiense, hijo de Armenios, Atom Egoyan (Exótica, El Viaje de Felicia) llegó a la consumación de sus poderes creativos con esta película dotada de una innegable belleza, tanto lírica como estremecedora.

En la superficie aparenta una historia sencilla de tragedia y de pérdida, pero en sus entrañas yacen interrogantes sobre la complejidad impredecible del ser humano.

Guiada por una de las mejores actuaciones de la década de los 90 – en manos del actor británico Ian Holm (El Señor de los Anillos) –

“El Dulce Porvenir” es una historia sobre el concepto efímero de la verdad; sobre las cosas que les decimos a los demás y las cosas que nos obligamos a creer.

La magistral puesta en escena de Egoyan palpita en el centro de un pueblo asediado por la nieve en el suroeste de Canadá; nos remite a un mundo familiar donde las apariencias nunca son lo que parecen.

El clima del vasto país norteamericano funge como una vestidura idiosincrática de los personajes y como un catalizador de emociones y contradicciones.

Una comunidad de British Columbia sufre una terrible desgracia que afecta la vida de todos; tanto adultos como niños son aquejados por lo que sucede y la existencia de la supuesta normalidad se corrompe permanentemente. Las frágiles relaciones de pareja, de amantes, de padres e hijas, de amigos y vecinos, se ven obligadas a confrontarse a sí mismas; asumiendo las mentiras, los engaños, las farsas que todos habían creado para justificar sus deseos mas oscuros. Cuando el accidente se suscita, la burbuja de lo idílico se rompe, se colapsa por completo. El antes y el después no sólo abre las heridas antiguas sino que provoca nuevas angustias.

La situación toma un camino a la deriva cuando un abogado de ciudad llamado Stevens (Ian Holm) aparece en el pueblo, prometiéndole a todos los afectados, una gran demanda civil que reparara todos los daños, económicos y emocionales. Su discurso es elocuente y convincente. Muchos se creen sus palabras, pero gradualmente comenzamos a descubrir que la armadura perfecta de Stevens es sólo una fachada. Su propia historia personal está afligida por una relación tormentosa con su hija adolescente.

Las dos narrativas – Stevens y el pueblo – chocan eventualmente en una ambigüedad que rompe con todas las expectativas.

“El Dulce Porvenir” es probablemente el gran trabajo de Egoyan; logra retratar como pocas películas lo que subyace oculto entre las vertientes de las relaciones humanas. Es un estudio profundo, visualmente fascinante, e intelectualmente retador de la dualidad que define las contradicciones de una comunidad y de sus habitantes.

El trabajo actoral de Holm, Bruce Greenwood, Sarah Polley, Alberta Watson, Tom McCamus y el resto del reparto es brutalmente auténtico; la fotografía de Paul Sarossy envuelve los paisajes desoladores y los rostros abatidos de los personajes; su cámara viaja entre los espacios con movimientos sigilosos y reveladores.

La música original de Mychael Danna (La Vida de Pi, Moneyball, Capote) es una de las ilustraciones melódicas mas impecables que se han escuchado en un trabajo fílmico. Las percusiones y los instrumentos de aliento acentúan las latitudes de la historia con una precisión apabullante.

“El Dulce Porvenir” es una reflexión y un retrato de la intrínseca parábola del existir, del ser, de las luces y sombras del ser humano. Sin buscar responder preguntas, permanece en nuestras impresiones como una huella insospechada.

Posted on by social media in La maleta de cine Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.