El aeropuerto que no pudo ser tomado

Hace algunas semanas un grupo de aproximadamente 300 maestros intentaron tomar las instalaciones del aeropuerto de Huatulco. Desde temprana hora se corrió la voz de que los profesores iban para el lugar, el cual se encuentra como a 25 minutos de la zona hotelera.

Lo que podía pasar era que los vuelos que venían, particularmente del DF, no pudieran aterrizar y que los muchos turistas que habían elegido a Huatulco para pasar unos días tuvieran que regresar.

Ante lo que parecía un hecho, se presentó algo inesperado. Entre lancheros, los que rentan las motos de agua, los que tienen sus restaurantes a la orilla del mar, los de los paracaídas, los meseros y un buen grupo de quienes ofrecen servicios turísticos, se unieron y se dirigieron al aeropuerto, el cual empezaba a ser tomado. La policía no se metió y solo se dedicaron a ver lo que estaba pasando.

En cuanto llegaron al aeropuerto quienes quería impedir que fuera tomado se dio un largo momento de tensión. No había manera de dialogar y parecía inminente el enfrentamiento. Como se puede imaginar gritos, amagues y mentadas de madre. Numéricamente eran más quienes se oponían a la toma del aeropuerto.

Lo que parecía el preámbulo de una bronca terminó en un singular diálogo. La gente de Huatulco les hizo ver a los profesores la importancia que tenía para ellos la llegada de los turistas, “sin ellos no comemos”.

Al final en una escena poco común en los últimos meses en el país, los maestros optaron por dejar el aeropuerto y se retiraron. Los prestadores de servicios no hicieron del hecho una fiesta, más bien se regresaron a sus trabajos en la playa y restaurantes.

Lo que pasó en Huatulco se suma a lo que en Guerrero y Oaxaca se está repitiendo cada vez más con mayor frecuencia: el hartazgo, la molestia y el enojo por la toma de carreteras, oficinas y todo aquello que se va convirtiendo en objetivo de manifestantes. La gente está empezando a evidenciar y manifestar su molestia defendiéndose.

Se están presentando cada vez más reacciones de parte de gente local que se opone a las manifestaciones y a lo que estas provocan. La reacción de los prestadores de servicios turísticos en Huatulco es prueba de lo que puede pasar. En este caso ganó la sensatez, pero habrá otros casos en que no haya mediación posible y terminen por enfrentarse vecinos.

El riesgo de que algunas comunidades terminen violentamente enfrentadas está siendo cada vez mayor. La policía no se mete, los gobiernos estatales y municipales se la pasan solo observando, y los ciudadanos afectados por las manifestaciones y protestas están cada vez más molestos y hartos; se está estirando la liga cada vez más.

 RESQUICIOS

Así nos lo dijeron ayer:

* Las muertes violentas en el país están disminuyendo. La “guerra” de Calderón precipitó como nunca antes la violencia: Eduardo Guerrero.

Posted on by social media in Quebradero Deje su comentario

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 8:30 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de Ultra Noticias, que se transmite en vivo al interior de la república. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.