Luis Montes

Hasta a aquellos y aquellas que no les gusta el futbol les entró un sentimiento de dolor por la lesión inesperada de Luis Montes, el sábado pasado en un juego de práctica en Dallas ante Ecuador. No había lugar en el país, en donde no se hablará de ello debido a que la escena fue realmente impactante y por el drama que significó para el jugador, sus cercanos, sobre todo su familia; Montes no irá al Mundial.
El destino de una persona puede cambiar en décimas de segundo. Montes pasó de la gloria a la lesión. Había metido minutos antes del encontronazo un extraordinario gol que lo permitía visualizarlo como un elemento importante en un equipo que está más cargado de esperanzas que de certezas.
Para los futbolistas, un Mundial es el gran escaparate al que pueden aspirar. Los jugadores se imaginan desde su infancia representando a su país, se ven desde niños cuando juegan la cascara cantando el himno nacional siendo los salvadores futbolísticos de la patria. Muchos lo hacen pero está claro que pocos, muy pocos llegan. Cada país puede llevar únicamente 23 jugadores elegidos entre cientos y cientos de futbolistas de cada liga de los equipos calificados.
Los entornos se encargan de alimentar y promover los sueños. Los futbolistas proceden en la mayoría de los casos de los sectores más desprotegidos en el mundo. En Brasil, decía un gran jugador famoso por su forma de jugar y su participación política, el Dr. Sócrates, que los jóvenes y los niños pobres en su país tenían dos maneras de vivir: convertirse en futbolistas profesionales o seguir viviendo en la Favelas para seguir siendo pobres hasta la muerte.
Los padres de los futbolistas pueden ser el eje de algunos males. El caso Neymar refleja parte de un mundo complejo en donde no se sabe cuando entra la voracidad del padre, que ve la oportunidad de la vida para él y su familia, y cuando entra el negocio y las componendas, ante las cuales se vive con ellas o de plano más vale que los padres olviden a la gallina de los huevos de oro.
El caso de Luis Montes puede tener de todo esto un poco. Una familia que lo apoya y que lo ve como centro de su economía, años en fuerzas inferiores o viviendo de traspaso en traspaso en donde se habrá preguntado si seguir o no, entrenamientos en que sabía que eran muchas veces más importante que un partido oficial. Luis Montes pasó por todo eso y vaya a saber sino por muchas otras cosas. Es, a decir de los que saben, un buen futbolista que puede, y en menos de un año deberá seguirá haciéndolo, cambiar el rumbo de un partido.
¿Qué por qué en medio de reformas, Michoacán, Tamaulipas y lo que anda por todo lados entrarle hoy a la lesión de un jugador de fútbol? La razón primera es que todo el fin de semana se habló de ello, lo otro es más fuerte: un jugador estaba virtualmente en el Mundial, el evento non del deporte del mundo, y resulta que el destino le mandó un doloroso mensaje; ahora el tiempo dirá cómo un hombre cargado de sueños puede reinventarse en medio de un drama.

Posted on by Javier Solórzano in Quebradero 1 Comment

One Response to Luis Montes

  1. Hector Pedraza

    …si nos gusta el futbol, pero decepciona; los Hondureños le juegan sucio a los mexicanos porque estos se cuidan demasiado en su papel de estrellas de europa….

     

Add a Comment

  • Periodista desde hace 30 años y contando…

    Soy egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; con estudios de licenciatura en la Universidad Iberoamericana. Fui docente de la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana hasta la década de los 80.
     
    Conduzco de lunes a viernes de 6:00 a 9:00 el noticiario de la mañana en Once TV y de 1:00 a 3:00 de la tarde el de ArrobaFM, que se transmite en vivo en 26 ciudades del país. Los miércoles a las 21:00 horas estoy al frente de Mesa de diálogo en el Canal del Congreso, un espacio de conversaciones con los legisladores sobre los temas que se discuten en el Poder Legislativo. Conduje la inauguración de la edición 22 de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, Rusia.
     
    Ofrezco conferencias y seminarios en universidades y centros de exposiciones. He trabajado principalmente en medios electrónicos, aunque he mantenido espacios de opinión en medios escritos desde hace mucho tiempo.

  • Escribo la columna ‘Apunte’ en el periódico deportivo Récord todos los días y tengo un espacio los sábados: ‘Convicciones’, en el que trato temas de mi segunda pasión en la vida: los deportes.
     
    En televisión, fui conductor titular de los espacios de noticias matutinas en lo que fue Imevisión y del programa de revista Solórzano 3.0 en Once TV México.
     
     

  • Obtuve en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo y he entrevistado a personalidades que van desde Mick Jagger hasta el subcomandante Marcos, pasando por políticos de todos niveles y de todos los partidos políticos.
     
    Desde julio de 2009, está en la red javiersolorzano.com, una apuesta que abre las opciones informativas en un medio nuevo con editoriales diarias vía podcast.